Fútbol · Liga BBVA

Toda Europa, en vilo por Guardiola

  • El técnico del Barça hace oídos sordos al interés de Laporta por renovarlo y se pronunciará tras las elecciones.

Comentarios 26

Tras haber entrado en la historia del fútbol al ganar seis títulos en un solo año, Josep Guardiola mantiene en vilo a Europa al no decidirse todavía a renovar su contrato con el Barcelona, que vence a mediados de 2010.

El técnico, de apenas 38 años y al frente del primer equipo azulgrana desde mediados de 2008, es la figura de moda en el espectro futbolístico europeo y sus dudas sobre si permanecer en el banquillo del Camp Nou abren ante sí un abanico de posibilidades diversas sustentadas en el año mágico que acaba de protagonizar y del que es gran responsable.

Guardiola hoy no es sólo símbolo de triunfos a gran escala sino de trabajo obsesivo, de fútbol comprometido con la estética y ofensivo, de buenas maneras hacia el exterior y de efectiva psicología de grupo. Un perfil que no puede más que seducir a cualquier presidente de cualquier club del mundo y que permite al español exigir.

No hace falta hurgar demasiado en el interior del Barcelona para darse cuenta de la ansiedad que existe porque su gurú anuncie que continuará en la entidad y como entrenador. Pero las elecciones presidenciales, que deben celebrarse en alguna fecha entre el 15 de marzo y el 15 de junio de 2010, están de por medio.

"Sería muy importante para la estabilidad del club", dijo Joan Laporta en Abu Dhabi sobre la renovación. Pero Guardiola, que ya mantuvo varias reuniones con Txiqui Beguiristain, director técnico de la institución, no quiso dar ninguna contestación.

Es conocida la voluntad del estratega de no involucrarse con ninguna candidatura y el diario deportivo Sport, de Barcelona, asegura que su decisión no se conocerá hasta que haya un mandatario electo. Mientras tanto, prefiere el silencio y el trabajo duro, que regresará hoy tras las vacaciones y con la intención de mantener el liderato ante el Real Madrid, segundo a dos puntos.

Pero ante semejante panorama de incertidumbre, los rumores empiezan a dispararse. El deportivo Marca afirma que Milan, Inter, Manchester United y Liverpool están interesados en contar con Guardiola para sus próximos proyectos. En As, se revela que Pep está pensando en quedarse pero como director técnico, el puesto que hoy ejerce Beguiristain. Debajo de él, como entrenador, se quedaría su actual segundo y hombre de máxima confianza, Tito Vilanova.

Vilanova, de 40 años, es un viejo amigo tras compartir la cantera azulgrana en los ochenta. Trabajó con él en sus inicios como entrenador del Barcelona B y en el que el técnico hizo su único año de experiencia antes de saltar a la primera.

El ayudante no pudo ser tan importante como su amigo como jugador y tuvo una carrera discreta. En los bancos de suplentes trabajó en Palafrugell, Figueres y Terrassa, clubes menores de Cataluña. Hasta su irrupción con Guardiola en el banquillo del Camp Nou era un perfecto desconocido en el Barça.

Ante tanta presión interna y del entorno para que Pep se decida, apareció el hombre de referencia del club, Johan Cruyff, para pedir tranquilidad. "Dejemos tranquilo a Guardiola", titula su columna en El Periódico de Catalunya.

"Ya tomará las decisiones cuando crea que debe hacerlo. Siendo una temporada electoral, otro firmaría ahora o ya lo habría hecho. Él, en cambio, me lo imagino interesado en cómo se comportan y qué dicen unos y otros durante las elecciones. Y sólo al final, si se siente cómodo, firmará el papel que tanto parece preocupar a unos y otros", añade.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios