baloncesto liga endesa

El Unicaja está de fiesta

  • Cuarta derrota este curso del Barça ante los de Plaza

El escolta serbio Nedovic ataca ante la defensa de finés Koponen. El escolta serbio Nedovic ataca ante la defensa de finés Koponen.

El escolta serbio Nedovic ataca ante la defensa de finés Koponen. / muan miguel pérez / efe

El Unicaja ganó por cuarta vez esta temporada al Barcelona (80-78), dos veces en la Liga Endesa y dos en Euroliga, en un choque igualado y con alternativas, dominado por los andaluces en el segundo cuarto y por los azulgrana en el tercero, y con un final de infarto decidido a doce segundos de la conclusión.

Tras un primer cuarto igualado, en el segundo los cajistas se gustaron. El equipo de Joan Plaza impuso su ley desde la línea de 6,75 metros gracias a un acertadísimo Salin y a un imperioso Carlos Suárez, que llevó al extremo su papel de capitán. El cuadro catalán llegó al descanso con una desventaja de 17 puntos gracias a un triple de Nedovic (43-26).

Sin embargo, el regreso al parqué en el tercer tiempo enmudeció al José María Martín Carpena, que vio cómo al Unicaja se le apagó la luz ante un Barcelona crecido y confiado en la pista malacitana.

Moerman y Tomic comenzaron la remontada y el ex cajista Edwin Jackson, con una suspensión, puso a los culés a nueve puntos (45-36). La sangría fue cortada por Nedovic, pero el Unicaja acabó contra las cuerdas y el electrónico fue fiel testigo de la caída del cuadro costasoleño en el penúltimo cuarto (55-55).

El encuentro se puso cuesta arriba para los de Plaza, que, de vencer por casi 20 puntos, pasaron a perder su ventaja y se encomendaron a los diez últimos minutos para protagonizar la remontada.

La respuesta vino, de nuevo, por parte de Salin y de Alberto Díaz, que en forma de triples colocaron a los malagueños por delante (65-61). Los últimos minutos fueron vibrantes, pues a falta de tres minutos Nedovic, desde la línea de los 6,75 metros, colocó el 70-67 y Koponen le devolvió la moneda para poner las tablas (70-70).

El choque se resolvió en el último suspiro, cuando un palmeo del ala-pívot estadounidense Agustine acabó con el infarto instaurado en la grada con un ajustado 80-78, ya que a dos segundos de la conclusión le fue pitada una falta en ataque a Claver en una jugada muy protestada por el Barcelona que acabó en canasta, aunque los árbitros confirmaron su decisión tras visionarla en vídeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios