Victoria y clamor ante la violencia

  • Mediterráneo planta cara, sobre todo en un emocionante tercer set

En muy pocas ocasiones se va a poder ver un set que se vaya a un final de 38-36, y un público en pie aplaudiendo un punto extraordinario, por lucha, del equipo rival como fue el caso en el Moisés Ruiz. Luis Vives, el líbero de Mediterráneo, salvó in extremis con el pie y a la desesperada una bola que caía sobre una de las vallas de publicidad del fondo de pista. Salinas la pasó al otro lado y Unicaja no defendió, pese a lo cual la afición ahorradora reconoció la combatividad de los hombres de Santi López con una ovación. Esa oda al voleibol y a la deportividad se produjo en un clima de reivindicación general, de llamada a la sociedad hacia la lucha contra la violencia de género y el apoyo firme a sus víctimas.

Lo deportivo se unió con lo social para una maravillosa jornada en la que el vóley hizo una demostración de compromiso y espectáculo. El partido fue de un 3-0 que bien se podría haber alargado visto lo visto en el tercer set. Tras sendos 25-17 en los dos primeros, y un 20-16 en el tercero, el choque se cerró con un 38-36 para los de Piero Molducci en un cuerpo a cuerpo final de los que 'hacen afición'. Otra vez el máximo anotador del partido fue Javi Monfort, que se fue a los 21 puntos, en esta ocasión seguido de cerca por el norteamericano Alex Slaught, titular ante la baja de Jorge Almansa, que firmó 18 en una actuación muy completa en la que sumó 4 de bloqueo directo, liderando esa faceta del juego, y uno de saque.

Unicaja Almería, sin Israel Rodríguez ni Jorge Almansa, regresó a su puesto de receptor a Mario Ferrera, dejando como único líbero a Antonio Casimiro Artés, si bien el sevillano finalmente no saltó a pista dado el alto rendimiento de la pareja formado por el valenciano y el californiano. Tampoco entró en pista el juvenil Pablo Giménez, convocado no por las bajas, sino como premio a su crecimiento en el equipo dirigido por Jose Rodríguez. El conjunto ahorrador cuajó un gran encuentro hasta mediado el tercer set, cuando concedió error y tuvo que entrar en una lucha sin cuartel de la que no rehuyó. Mediterráneo sabía que si ganaba un set en el Moisés Ruiz le podría ser muy valioso para el coeficiente en caso de empates.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios