fútbol liga de campeones

Ante un reto legendario

  • El Madrid inicia ante el Apoel la búsqueda de su tercera Champions seguida

Cristiano Ronaldo, ayer en el entrenamiento del Real Madrid. Cristiano Ronaldo, ayer en el entrenamiento del Real Madrid.

Cristiano Ronaldo, ayer en el entrenamiento del Real Madrid. / emilio naranjo / efe

El Real Madrid comienza hoy ante el modesto Apoel de Nicosia un reto que le instalaría en la leyenda: conquistar su tercera Liga de Campeones consecutiva y cuarta en cinco años.

El conjunto blanco logró la pasada campaña lo que nadie había hecho, ser el primer equipo en repetir título desde que la Copa de Europa se transformó en la Champions League a principios de los 90, por lo que cabe situar al equipo de Zinedine Zidane como el primer favorito para conquistar la corona continental.

"Somos favoritos pero como muchos otros equipos. Sabemos lo que tenemos que hacer para empezar bien y para ganar la Champions lo tenemos que hacer bien desde el primer partido", reflexionó Zidane en rueda de prensa.

La gran noticia del duelo de hoy para el entrenador francés es el regreso de Cristiano Ronaldo. Sancionado en la Liga, el encuentro ante el Apoel supondrá el regreso del portugués tras 20 días sin jugar con su equipo.

La ausencia del crack blanco sirvió para magnificar su importancia en el plantel. El Real Madrid encadenó dos empates consecutivos en casa en la Liga en partidos en los que echó mucho de menos la capacidad del portugués para embocar las ocasiones e intimidar a los defensores contrarios.

"Cristiano no sólo aporta goles, es un líder, siempre quiere ganar y transmite eso a los demás. Todos estamos contentos de que esté con nosotros", reconoció Zidane.

Será el delantero titular ante el Apoel y probablemente lo acompañe Bale, pues Benzema se lesionó para un mes y Marco Asensio arrastra problemas.

Además, Varane, ya recuperado de sus molestias, sería la otra gran novedad de Zidane y formaría parte del centro de la zaga junto a Sergio Ramos, mientras Luka Modric regresaría a la titularidad junto a Casemiro, Kroos e Isco tras descansar en la última jornada de Liga.

El Real Madrid está obligado a ganar porque juega en casa, ante el rival más asequible de la fase de clasificación y dentro de un grupo fuerte en el que también están Borussia Dortmund y Tottenham. El camino hacia octavos de final no será sencillo, por más que el equipo blanco sea el favorito.

El Apoel de Nicosia aterrizará en el Santiago Bernabéu tras abrir su participación en la liga chipriota -aplazó sus primeros partidos para jugar la previa de la Liga de Campeones- con una victoria por 4-1 en el campo del Nea Salamina.

"En Madrid no seremos capaces de tener la pelota tanto, así que tenemos que pensar en cómo jugar mejor defensivamente", avisó su entrenador, Giorgios Donis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios