La victoria ante el Valencia alivia el golpe contra la Roma

Piqué, Umtiti y Jordi Alba. Piqué, Umtiti y Jordi Alba.

Piqué, Umtiti y Jordi Alba. / Andreu Dalmau / efe

Deprimido y criticado después de su estrepitosa eliminación de la Liga de Campeones, el Barcelona respondió al golpe europeo con un meritorio triunfo por 2-1 ante el Valencia.

La victoria, ajustada por los méritos que hizo el equipo ché, aplacó ligeramente los ánimos de la exigente hinchada culé, que, tras dos años consecutivos sin llegar a la penúltima ronda de la máxima competición europea, esperaba otro desenlace ante la Roma.

El mismo Barcelona que el miércoles cayó por 3-0 en el Estadio Olímpico de Roma enlazó su partido número 39 sin perder en la Liga, batiendo así el récord de la Real Sociedad: 38 encuentros consecutivos sin caer entre las temporadas 1978-79 y 1979-80.

"Al récord no le damos mucha importancia después de una semana así. Le damos importancia a la victoria. Con estos jugadores, es más fácil conseguir récords", afirmó tras el duelo Ernesto Valverde, entrenador azulgrana.

Los azulgrana se acercaron un poco más al título de Liga al alcanzar los 82 puntos, 11 más que el Atlético y 17 respecto al Valencia.

Pese a todo, el batacazo de la Champions aún se palpa en el vestuario azulgrana. Y son los momentos duros, los que acrecientan las dudas, los que abren la puerta de los rumores. El último: que Dembele podría no estar satisfecho con los minutos disputados hasta la fecha por decisión de Valverde.

Pero el delantero negó que esté pensando en cambiar de aires. "Firmé un contrato de cinco años con el Barcelona. No voy a irme después de una temporada. Estaré aquí por mucho tiempo", aseguró Dembele en el programa Telefoot de la televisión francesa.

El extremo azulgrana reconoció que no atraviesa el mejor momento de su carrera. "No estoy en la cima de mi juego, pero poco a poco, volverá", aseguró. "Mi mejoría pasa por volver a trabajar en cardio, porque la verdad es que me canso muy rápido", reveló.

Fichado el pasado verano por 105 millones de euros fijos más otros 35 en variables, el ex jugador del Borussia Dortmund admitió que le falta fondo físico tras las dos lesiones que encadenó al llegar y que lo tuvieron cuatro meses parado.

Sin embargo, negó que se hubiera lesionado por no cuidarse: "En Barcelona tengo un mejor estilo de vida que en Dortmund. Allí no tenía un estilo de vida tan saludable y no me lesioné, así que no es por culpa de eso".

El internacional francés también atribuye su discreto rendimiento a que aún no ha superado su período de adaptación, aunque destacó que ha sido muy bien recibido en el vestuario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios