España queda a un único paso de la recesión, ya instalada en la Eurozona

  • El INE certifica que el PIB nacional se contrajo un 0,2% entre julio y septiembre, el primer registro negativo desde 1993 · Italia y Alemania, con dos trimestres de retroceso, empujan a los 15 hacia el peor escenario de su historia

Estaba llamando a las puertas y la crisis se las ha abierto de par en par. El fantasma de la recesión (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo) se instaló ayer por primera vez en la historia en el conjunto de la Eurozona, engullendo de paso a dos de sus grandes potencias (Alemania e Italia). Y está a sólo un paso de desembarcar en España, donde el Producto Interior Bruto (PIB) registró una contracción de dos décimas entre julio y septiembre respecto a los tres meses precedentes. Se trata de la primera caída desde 1993 y el peor síntoma de que la crisis ha parado en seco la maquinaria productiva. En relación al mismo periodo de 2007, el PIB español avanzó un 0,9%, la mitad que entre abril y junio, encadenando su sexto trimestre consecutivo de descensos.

El avance de datos de contabilidad nacional publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) coincide con el publicado el 31 de octubre por el Banco de España, que ya anticipó un agujero de dos décimas. La clave del frenazo de la actividad está en la desceleración de la demanda interna, con un consumo de los hogares a la baja y una inversión en franco retroceso, sobre todo en el sector de la construcción, que no pudo ser compensada por la mejora de la aportación del sector exterior.

Las cifras confirman el rápido deterioro de la economía española, que se ve abocada a la recesión. El Gobierno ya admitió esta semana que se verá forzado a revisar a la baja las previsiones de crecimiento en diciembre ante el deterioro de todos los indicadores. Más aún desde que todos los organismos nacionales e internacionales apuntan a que España registrará crecimiento negativo en 2009, con caídas que oscilan entre el 0,7% pronosticado por el FMI al 1% que prevé el Servicio de Estudios del BBVA.

Preguntada sobre si la economía española podrá esquivar la recesión, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, señaló ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que "España difícilmente puede evitar este empeoramiento económico coyuntural" y que "nos toca vivir tiempos difíciles". Frente a esa teoría, el portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, censuró que las cifras demuestran que España sufre una "recesión de caballo", al tiempo que su homólogo en CiU, Josep Sánchez Llibre, afirmó que "se están pagando las consecuencias de la falta de previsión" del Gobierno.

Peor aún marchan las cosas en el conjunto de los países que manejan el euro. La crisis económica ha provocado ya que la Eurozona entre en recesión, por primera vez en su historia desde que vio la luz en 1999, por culpa de una caída del PIB de dos décimas en el tercer trimestre que se suma al mismo retroceso registrado entre abril y junio. En comparación con el mismo periodo de 2007, la economía de los Quince creció siete décimas, la mitad que en el periodo precedente. En contra ha jugado que dos de sus principales baluartes, Alemania e Italia, también hayan entrado ya en ese túnel: el PIB germano cayó cinco décimas en el segundo trimestre, tras el descenso de cuatro del periodo anterior, unos registros idénticos a los de Italia.

Por detrás, a punto de acompañarles en la caída al precipicio, aparecen España (-0,2%) y el Reino Unido (-0,5). Francia, que contabilizó una caída de tres décimas en el segundo trimestre, salva los muebles in extremis con una avance del 0,1% entre julio y septiembre.

En el conjunto de la UE el panorama tampoco es más alentador. La recesión está a la vuelta de la esquina después de que el PIB de los 27 cayera un 0,2%. No se libran ni los recién llegados, porque la economía húngara cayó una décima en los tres últimos meses e incluso Estonia ya encadena tres trimestres de contracción, una situación que podría repetirse en Letonia. Otros de los nuevos miembros, (República Checa, Chipre, Lituania y Eslovaquia) se salvan por ahora del retroceso y mantienen cierto dinamismo económico.

Los malos datos de crecimiento se acompañaron, por fin, de una buena noticia del lado de los precios. La inflación interanual en la Eurozona se redujo cuatro décimas en septiembre, hasta el 3,2%, mientras que la cifra para el conjunto de la UE cayó del 4,2 al 3,7%, un descenso para el que ha sido decisivo el desplome del petróleo. De este modo, el diferencial de precios que España mantienen con el resto de la Eurozona se reduce a cuatro décimas, el nivel más bajo desde enero de 2004.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios