Rajoy advierte a Zapatero de que le acusará de "fraude de ley" si no impide la venta de Repsol

  • El presidente del Gobierno insiste en que el Ejecutivo "apoyará" que la petrolera y sus accionistas de control sean españoles

Comentarios 4

La posible compra de Repsol se convirtió hoy en motivo de debate parlamentario. Durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, el líder del PP, Mariano Rajoy, advirtió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de que le acusará en la Cámara Baja de "fraude de ley" si no impide la venta de la petrolera a "una compañía dudosa" controlada por el Gobierno ruso. Mientras, Zapatero insistió en que la postura de su Ejecutivo es clara: "apoyará" que tanto la petrolera como sus accionista de referencia y control sean españoles.

Zapatero y Rajoy protagonizaron hoy su primer debate público sobre la posible compra del 29,9% del accionarado de Repsol, ahora en manos de Sacyr y La Caixa, por parte de la rusa Lukoil. El presidente del Gobierno insistió en la postura que ha mantenido hasta ahora, asegurando que el Ejecutivo quiere que Repsol siga siendo española y que defenderá la "autonomía e independencia" de la petrolera, al mismo tiempo que respetará el libre mercado, por lo que descartó de nuevo la intervención pública. "El Gobierno va a hacer las cosas bien", sostuvo Zapatero.

Ante esto, Rajoy advirtió de que si no impide la venta de Repsol a "una compañía dudosa" controlada por el Gobierno de Vladimir Putin que "usa sus armas energéticas como todos hemos visto que las usa" le acusará ante las Cortes de ser responsable de un "escándalo mayúsculo" y un "fraude de ley". "Nuestra tarea es apoyar y defender la solidez de Repsol como hemos hecho desde el primer día, a pesar de las duras críticas de su formación", le espetó Zapatero al líder del PP, reivindicando la "larga tradición de actividad económica" de Sacyr y La Caixa.

Rajoy acusó al Gobierno de "animar" la entrada de Sacyr en el capital de Repsol, a través de un crédito sindicado de 5.000 millones de euros en el que participó el Instituto de Crédito Oficial (ICO). "Ahora conocemos que se pretende vender ese 20% más un 9,9% a una empresa rusa que, como cualquier persona entiende, sólo lo va a comprar si tiene el control total de la compañía", señaló el líder del PP, que advirtió de que Repsol "no es una cadena hotelera". Zapatero respondió que los argumentos de Rajoy "no son muy originales", al tiempo que le pidió que se centre en "cosas serias" a la hora de tratar este asunto.

Sin margen de maniobra

Por su parte, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, en respuesta a una pregunta del diputado del PP Álvaro Nadal, acusó al primer partido de la oposición de haber dejado "sin margen de maniobra" al Gobierno para impedir la entrada de la compañía rusa en Repsol. "Ustedes se negaron a hacer una revisión de la Función 14 y han sido ustedes los que nos han dejado sin margen de maniobra", espetó Sebastián, en referencia a la Función 14, parcialmente censurada por el Tribunal de Luxemburgo y que sirvió para vetar la compra de Endesa por parte de E.ON, y que capacita a la CNE a pronunciarse acerca de movimientos de grupos extranjeros en el capital de empresas españolas reguladas.

Por último, el ex vicepresidente del Congreso y actual presidente de la Comisión Constitucional, Alfonso Guerra, en declaraciones a los periodistas tras participar en el Foro Nueva Sociedad, aseguró no ser un especialista en la operación de Lukoil sobre Repsol y tampoco conocer el "expediente", pero añadió: "lo que sí sabe uno es que la Unión Soviética hoy no es un país muy homologable a una democracia". "Eso plantea dudas", remachó Guerra, que rechazó hablar de divergencias entre los socialistas ante la posible operación y afirmó que no tiene "comprobado" que una parte del PSOE esté pidiendo que el Estado tome una participación en la petrolera española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios