Sevilla, tercera ciudad con más venta del tabaco para calentar de Philip Morris

  • La tabaquera sostiene que el uso de su producto, que no quema los cigarrillos, reduce en un 90% los componentes nocivos

Mario Masseroli, ayer en Sevilla, con un Iqos en la mano. Mario Masseroli, ayer en Sevilla, con un Iqos en la mano.

Mario Masseroli, ayer en Sevilla, con un Iqos en la mano. / Juan Carlos VázqUez

Philip Morris, el fabricante de Malboro, está empeñado en cambiar el negocio del tabaco. Tras décadas contrarrestando la evidencia científica de que los cigarrillos provocan graves enfermedades, como el resto de la industria, la compañía optó por la disrupción: investigar y desarrollar un producto nuevo para replicar la misma experiencia que fumarse un cigarrillo, pero disminuyendo todo lo posible sus efectos nocivos.

El director general de Philip Morris, Mario Masseroli, explicó ayer esta nueva estrategia durante una visita a Sevilla, que es la tercera ciudad con mayores ventas del nuevo producto y la segunda donde la cuota de Heets -como se denomina, aunque referenciada a Malboro- es mayor en España.

Tras invertir más de 2.500 millones de euros en desarrollar el nuevo producto, la tabaquera lanzó hace dos años Iqos, un dispositivo electrónico que calienta el tabaco -nunca por encima de 300 grados- en vez de quemarlo, generando vapor y no humo.

"Los estudios demuestran que la combustión [que se produce a unos 600 grados] es la principal causante de los tóxicos que provocan enfermedades al fumar y no la nicotina", explicó el directivo. "Con nuestro desarrollo hemos conseguido disminuir los componentes nocivos entre un 90% y 95%", siguiendo para certificarlo la metodología de la FDA de EEUU.

La tabaquera, según destacó Masseroli, está centrada en lograr la aceptación de su nueva forma de fumar. Frente al cigarrillo electrónico al uso, que se utiliza por el fumador de manera dual, "entre el 70% y el 80% de los fumadores que prueban" su nuevo producto "lo adoptan como forma exclusiva de fumar".

Masseroli aseguró que de momento no se plantean dejar de vender cigarrillos tradicionales, aunque sea el objetivo, "porque el problema no se solucionaría con ello, porque el fumador optaría por otras marcas o el mercado ilegal". Según el último informe del Comisionado para el Mercado de Tabacos, fechado en agosto 2017, la cuota de mercado de cigarrillos para Philip Morris International en España es del 32.31% , algo más baja que el 34.16% de cuota para el mismo periodo en el año anterior.

Tampoco considera que el nuevo producto logre frenar el contrabando, uno de los problemas más graves del sector en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios