"Estamos en contra de abaratar el despido y ahora sería negativo"

  • El ex ministro de Hacienda de Aznar cree que estamos llegando al fondo del pozo de la crisis, pero que 2010 será un ejercicio difícil · Una de las primeras tareas del año será el saneamiento del sector crediticio

Catedrático de Hacienda Pública y Derecho Tributario desde los 38 años, Cristóbal Montoro (1950) nació y se crió en Jaén. Su padre era empresario; tenía una fábrica de pinturas en Mancha Real, pero no le fue bien. Cuando tenía 16 años, su familia se trasladó a Madrid. Allí fue alumno del profesor Fuentes Quintana. Era un teórico en hacienda e impuestos, hasta que en 1993 descubrió la política y pasó de la teoría a la práctica. Entre 2000 y 2004 fue ministro de Hacienda.

-Usted es catedrático de Economía, pero parece enganchado con la política.

-La política es apasionante. Hay un dicho: en la hípica y en la política, cada día es distinto. La política es un bicho vivo, nunca sabes por dónde te va a salir.

-Para preverla acuden a las encuestas. Kofi Annan, ex secretario general de la ONU, dice que vivimos en un mundo en el que los líderes leen y no dirigen. Leen las encuestas en vez de dirigir.

-Es que es nuestra cuenta de resultados. Es como el que mira las ventas diarias de su negocio.

-Pero en las cumbres de la UE hay declaraciones finales de 40 folios, de cara a la galería. Como la que el Gobierno propuso a la Conferencia de Presidentes autonómicos.

-Eso es otra cosa. La soberanía popular reside en el Congreso y el Senado, no en la Conferencia de Presidentes; que es un invento, con todos los respetos. Lo que se acuerde no tiene carácter decisorio y sí un valor político. Y establecer acuerdos es corresponsabilizarse con la política económica del Gobierno.

-Y a eso no están dispuestos.

-La situación es gravísima. Somos líderes mundiales en destrucción de empleo. Hay dudas todos los días sobre la recuperación de España. Y el Gobierno no puede responder con una foto y un documento light, entregado en la reunión.

-El decálogo que presentó el PP también era muy ligerito en la mayor parte de los puntos.

-Ese decálogo es un resumen del paquete de 121 medidas para sacar a España de la crisis, que hemos presentado como alternativa a la Ley de Economía Sostenible.

-¿No se ha equivocado el formato de la Conferencia? ¿No sería mejor un debate en el Senado?

-No se puede convocar una conferencia de presidentes autonómicos para analizar la política económica del Gobierno. El error está ahí. No se convoca la Conferencia para la financiación autonómica, porque va a tener una respuesta negativa, pero sí se convoca para hacer el cambio de modelo económico, que corresponde al Gobierno. Formidable. Por esta misma lógica, ¿por qué no convoca a los ayuntamientos y a la Unión Europea? Aquí, que cada palo aguante su vela.

-¿No cree que habría que convertir al Senado en Cámara de representación territorial o disolverlo?

-Habría que rediseñar alguna de sus funciones, sobre todo la representación territorial. Tenemos un Estado de las autonomías maduro y complejo. En España conviven haciendas forales, el régimen común, sistemas económicos fiscales especiales en Canarias, Ceuta y Melilla. Y el régimen de Baleares, que también es distinto.

-Es nuestra historia.

-Es la historia de España. No nos lo hemos inventado en este arrebato democrático en 1978. Todos esos regímenes vienen de muy atrás. Están actualizados, dentro de la Unión Europea. Por eso debemos crear un ensamblaje institucional que reconozca estas realidades, que tienen toda la validez constitucional y son el reflejo de nuestro país, de la esencia de nuestro país.

-Lo que está diciendo se parece mucho a la España plural.

-Plural, diversa, sí, sí. No tengo ningún complejo, he sido ministro de todo este entramado.

-El Gobierno ha anunciado para enero una propuesta de reforma laboral. Eso le parecerá bien, ¿no?

-En enero estamos en el 2010. Entonces cuándo se aprobará este cambio legislativo. ¿A final de año?

-¿Qué opina de esa reforma?

-Que no podemos estar esperando a que el Gobierno se caiga del guindo. Zapatero sigue sin reconocer la gravedad de la crisis y por tanto sin reaccionar, y sin modificar su política económica. Entonces, nosotros qué hacemos; ¿le decimos siga usted pensándolo? Entretanto nos vamos a cinco millones de parados, porque estamos en cuatro y medio.

-Cuando Zapatero le dice que se alegra usted de que haya más parados, ¿qué cuerpo se le queda?

-Cuando la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2009 arrojó un aumento del paro de 700.000, planteé que íbamos hacia los cinco millones de parados y dije que me sentía avergonzado como español. Me avergüenza la España y la Andalucía del paro.

-Pero usted arrima el ascua a su sardina.

-Es que esto es el regreso a la España del paro, del subsidio y de los socialistas subiendo los impuestos.

-O sea, que sí. Que la arrima.

-El socialismo ha vuelto donde solía: déficit, deuda pública, más impuestos y más paro. Y a mí no me da satisfacción, sino vergüenza.

-Hay una gran fractura en este capítulo entre PP y PSOE.

-Ellos pueden decir lo que quieran, pero no que no hemos acertado.

-Ustedes insisten en que Zapatero es el culpable de un millón y medio de parados más en dos años.

-En dos años ha aumentado el paro en 2.350.000 personas.

-¿No habría habido los mismos parados con otro presidente?

-Con un Gobierno del PP, esos no.

-¿Cuántos?

-Eso no lo sabremos. Pero tantos, no. Al Gobierno le ha sorprendido la crisis con las defensas bajas. Con un endeudamiento externo que nos va a hacer sufrir, porque nos van a recortar el crédito. Si se hubiese aceptado el diagnóstico que realizó Rajoy en el debate de Presupuestos en otoño de 2007, la situación sería distinta.

-Pero del endeudamiento externo somos culpables todos: las familias, que deben más del 100% del PIB, y las empresas, que también están entrampadas en más del 100% del PIB.

-Cuando dejamos el Gobierno, el déficit de la balanza de pagos por cuenta corriente no llegaba al 3%. Y en el año 2007 se superó el 10%. Todos somos culpables, pero unos más que otros. No es lo mismo gobernar para que tu país no se desequilibre, que sentarte tranquilamente sobre el endeudamiento exterior, decir que es infinito y promoverlo con la presencia del ICO en los consorcios bancarios.

-Y cuando un país se desequilibra ¿qué hay que hacer?

-Otra política presupuestaria. Lo tengo escrito: con un déficit exterior de esa cuantía, debíamos tener un superávit presupuestario de cinco o seis puntos.

-Mucha gente también hablaba de burbuja inmobiliaria y su compañero Álvarez Cascos, ministro de Fomento, dijo aquello de que los pisos subían porque los españoles podían pagarlos. Un canto irresponsable a la especulación.

-Cuando estuve en el Gobierno se creó el marco actual de las energías renovables. Si al gasóleo se le incorpora el 5% de biocarburante no tiene impuesto especial sobre consumo; lo pusimos nosotros. La criminalización del sector inmobiliario es inadmisible. La población ha aumentado un 10% en pocos años y a la gente le gusta tener viviendas dignas. Los alemanes o los ingleses quieren un buen apartamento en una costa española, por ejemplo la andaluza. Y esto es muy sano.

-Pero con el PP en el Gobierno se disparó el precio de la vivienda.

-La historia es al revés de lo que cuenta Zapatero; nunca hubo una ley del PP que declarase que todo el suelo era urbanizable en España. No nos dejó el Constitucional. No con una ley del PP, sino con una anterior de González, el Constitucional se cruzó y dijo: "La competencia de definir qué es calificable o no, corresponde a las comunidades autónomas. Y los planes urbanísticos los hacen los ayuntamientos". Que, por cierto, de ahí vienen varios de los problemillas de corrupción, que hay por doquier.

-Y de la mala financiación de los ayuntamientos.

-No. Viene de lo que viene. La financiación va a llegar de impuestos, de una forma u otra. Es una excusa. Es como la financiación de los partidos. Hay quien te dice "dame, que es para el partido". Eso se llama corrupción en cualquier ámbito. Y personal, no del partido.

-Sin embargo, en Bélgica todo el suelo es urbanizable por ley, salvo el que se declare protegido.

-Y ojalá lo fuera en España, que es lo que quisiéramos haber hecho. Y si lo hubiéramos hecho, el resultado sería que no se habría encarecido el suelo y no habría habido tanta corrupción, dicho sea de paso. Y la vivienda no habría sido tan cara.

-¿Cómo va a ser el año 2010?

-Todos los pronósticos nos dicen que va a ser un año difícil. Estamos llegando al fondo del pozo, pero nos quedan muchas tareas. Una es el saneamiento del sector crediticio. En concreto, de las cajas de ahorros, aunque no sólo las cajas. Esto va a exigir mucho dinero público, pero es una tarea decisiva para despejar el horizonte de una auténtica recuperación económica.

-Hay presidentes de cajas que están advirtiendo que todas las entidades financieras en los próximos cuatro años tendrán un resultado peor que el ejercicio anterior.

-Estoy de acuerdo en el diagnóstico. Su dilema, es que ahora deben recapitalizarse. Y entonces, de dónde van a obtener esos recursos, cuando tienen que hacer frente al endeudamiento externo y al incremento de la morosidad.

-¿Hay que cambiar el modelo económico?

-No me gusta hablar de modelos, si se trata de definir sectores buenos y malos. Eso responde a la planificación soviética. Yo le llamo modelo a otra cosa: tenemos que hacer que la economía crezca, con estabilidad de precios, creando empleo y con una balanza de pagos lo más equilibrada posible. Eso es un modelo, no decir que tenemos que construir aquí más microchips.

-El déficit presupuestario está en un gasto de todas las administraciones de 400.000 millones de euros e ingresos de 300.000.

-Este año el déficit puede ser mayor.

-En todo caso, el 10% del PIB. ¿Qué hay que hacer para que nos vaya mejor el año que viene?

-Austeridad en el gasto público; bajar los impuestos a los emprendedores, sobre todo pymes y autónomos, para que tiren de la economía, y hacer reformas económicas, incluida la laboral...

-El Gobierno dice que cuando el PP habla de reforma laboral es para abaratar el despido.

-El Gobierno nos acusa de falsedades. Si se pudiera hacer, abaratar el despido ahora sería hasta negativo; traería más pérdida de confianza. Aparte de que nosotros, políticamente, estamos en contra.

-El Instituto de la Empresa Familiar plantea abaratar el empleo: reducir las cotizaciones sociales.

-Abaratar la contratación. Y por eso hay que bajar impuestos, en el sentido de bonificar.

-Pónga algún ejemplo los impuestos que bajaría.

-Bajaría al 7% el IVA para los carpinteros, fontaneros, cerrajeros o pintores. Está ahora en el 16% y el Gobierno lo va a poner en el 18%. Hay que evitar que le pregunten a uno ¿con IVA o sin IVA? Y otra medida importante es que el IVA sólo se ingrese en la Agencia Tributaria cuando se cobre la factura emitida.

-¿Cómo mejoramos la inspección para que el dentista no nos pregunte 'con factura o sin factura'?

-La única manera de evitarlo es con una buena inspección y bajando impuestos. Cuando vendía esto en 1995, no me creían ni mis compañeros del partido. Pero después hemos sido Gobierno, lo hemos hecho y hemos recaudado más.

-El presidente del Gobierno vincula las energías renovables a su nuevo modelo económico.

-Las renovables tienen mucho presente y mucho futuro. Pero eso no excusa las otras fuentes de energía. Zapatero es un maestro en hacer discursos vacíos: "España necesita más I+D+i". Pero el Gobierno de Zapatero y Solbes, en el año 2007, cuando hace la reforma del impuesto sobre sociedades, suprime esos incentivos, que ahora quiere recuperar. Este es un Gobierno errático y sin criterio. También instituímos unos incentivos fiscales a la internacionalización, el fondo de comercio financiero.

-Que ahora nos cuestiona la Comisión Europea.

-Porque el Gobierno de España no los ha defendido. La diferencia está entre quienes practican una verborrea política y legislan lo contrario, y los que estamos diciendo que hay que internacionalizar e instalamos incentivos fiscales concretos: si usted es una empresa que invierte fuera de España, paga menos impuestos en casa. Cuando hacíamos esa política, los ingresos de Hacienda reventaban. Hoy han caído siete puntos de PIB y vivimos una crisis fiscal del Estado dramática.

-¿Cuál es el mix energético que usted propugna?

-No puede prescindir de la energía nuclear, de las renovables, del ciclo combinado, ni siquiera del carbón.

-¿Harán un acuerdo en política energética con el Gobierno?

-Podemos estudiar una estrategia con dos condiciones: que el Gobierno revise su decisión de cerrar Garoña y que no suba las tarifas eléctricas en un momento de crisis como el actual.

-¿Seremos capaces de estar en el 3% de déficit en el 2013?

-Primero hay que cambiar de Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios