"Almería tiene una buena cantera que enriquece el arte flamenco"

Respira flamenco por los cuatro costados y posee un eco gitano perfecto para expresar el cante. Marina Heredia (Granada, 1980) atiende a Diario de Almería tras su actuación en una tierra que siente como suya.

-¿Cómo se ha sentido tras un nuevo recital en este festival?

-Me he sentido muy bien porque yo vengo a esta tierra como cuando va una a su casa. Mi tierra es Graná, pero Almería es mi segunda casa porque tengo muchos amigos y familia. Además, artísticamente siempre que he venido aquí, el público ha respondido muy bien.

-Además, ha tenido un detalle con la peña 'El Taranto' que por cierto le otorgó el año pasado el galardón como mejor recital.

-La peña de 'El Taranto' es un punto fuerte del flamenco, es de las míticas y de las que cuando haces algo te lo saben reconocer. Me dieron este premio que fue un orgullo para mí.

-¿Cómo ve la situación del flamenco en esta tierra?

-Hay una cantera muy buena. La gente joven de la que yo tengo noción de ella a mí me gusta muchísimo porque además cada uno es diferente y eso es enriquecer el flamenco.

-¿Qué acogida está teniendo su último disco 'Marina' por parte del público?

-La verdad es que muy buena. El público lo ha recibido muy bien. Todas las críticas han sido buenísimas, no nos hemos topado todavía con ninguna mala. Personalmente, para mí y los que hemos participado en el disco ha sido una experiencia muy gratificante. Un disco que nos ha gustado mucho el resultado final que hemos tenido porque tú tienes en tu mente una idea, un formato y luego los sueños se quedan en sueños y cuesta trabajo ponerlos en realidad y este disco ha sido una realidad.

-¿Qué proyectos de futuro tiene Marina Heredia?

-Pues este año vamos a acabar de explotar el disco. Lo más próximo que tengo es la presentación en el Teatro Lope de Vega de Sevilla dentro de la Bienal el 2 de octubre. Ya están las entradas vendidas y me causa respeto la Bienal porque es un plato fuerte.

-Tiene muchos referentes en el cante como su propio padre Jaime 'El Parrón' e incluso 'El Chino de Málaga', ¿pero en qué otros espejos se ha mirado?

-Indiscutiblemente, la primera voz que recuerdo es la de mi padre que la he escuchado desde que estaba en el vientre de mi madre. Él me ha puesto en las pautas del flamenco y me ha ido conduciendo, pero el cantaor que más me ha marcado ha sido Camarón de la Isla. Para nuestra generación ha sido una columna fundamental en nuestra aprendizaje, nuestro ídolo en todo.

-Le lanzo la misma pregunta que a Enrique Morente, ¿dónde está el límite de la ortodoxia?

-El flamenco no tiene límites. Es una música tan viva que no tiene fronteras. Además, a medida que creces artísticamente y conoces otras músicas te das más cuenta de esto. La ortodoxia la pones tú. Camarón decía que se hace flamenco u otra cosa. Aunque nos guste hacer guiños a otras músicas, hay que tener los pies en la tierra y saber que eres flamenco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios