Los ambulantes: "El nuevo horario reduce nuestras ventas"

  • Los puestos no están conformes con las medidas tomadas por el Ayuntamiento · Sólo trabajan durante seis horas

Pero no todo es alegría, buenas caras y gestos complacientes. Lamentablemente los puestos ambulantes no están conformes con las medidas tomadas por el Ayuntamiento de Almería para esta Feria de Mediodía 2008.

Parece que el horario se ha reducido de tal manera que sólo disponen de seis horas para vender sus artículos. "Parece mentira que haya tenido que pagar al Ayuntamiento una cuota de 70 euros y que no pueda vender mis productos donde hay más afluencia de personal. El año pasado por estas fechas conseguimos el triple de lo que hemos vendido ahora. Parece que quieren acabar con los puestos de la Feria de Almería. Es un error, porque creo que conformamos un buen escaparate para esta ciudad", indica Manuel Fernández, un cordobés que se quejaba de sólo haber vendido 200 euros durante la mañana de ayer, cuando el año pasado, por estas fechas, había conseguido triplicar dicha cantidad.

Aunque cueste decirlo, la crisis sigue campando a sus anchas. Al menos en eso coinciden la mayoría de los clientes que se lanzaban a comprar sus caprichos. "A mi siempre me gusta llevar un sombrero en Feria. Si veo unas gafas que me gustan me las suelo comprar todos los años. Sé que no son de muy buena calidad, pero me sirven para pasar el rato y si se rompen no me causa tanto dolor. El caso es que prefiero gastarme el dinero en otras cosas; no está el horno para bollos. Por mucho que digan que estamos de fiestas, también es verdad que nos encontramos a final de mes; ya no puedo tirar la casa por la ventana y hay días que tengo que comer en casa", explica José Expósito, un joven empresario que disfruta de la fiesta desde que tiene uso de razón.

Aunque sólo hayan transcurrido tres días, parece que la cosa no va a cambiar. La mayoría pide que se puedan abrir durante la tarde - noche, porque es el único momento que pueden hacer su negocio. "Por la mañana es muy difícil. La gente tiene calor y prefiere estar en los bares para beber ya comer; nosotros también lo haríamos. Creo que sería una buena solución que nos dejaran trabajar durante la noche. Hace más fresquito y apetece más comprar nuestros artículos. Además, no es normal que todos los días pase la policía a pedirnos nuestros permisos. ¡Por favor, señores agentes, déjennos sólo una semana, que estamos en Feria!", explica Ana Cordero, una mujer que viaja desde Madrid todos los veranos para ganarse el invierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios