Ocho días para vivir la mayor fiesta almeriense

  • Este año se ha organizado una feria en la que se quiere asegurar la diversión en todos los sentidos pero sin que afecte al civismo y con una apretada agenda de eventos

Esta nueva edición de la Feria de Almería es probable que sea recordada como la más corta, con ocho días, pero quizás no como la menos intensa, ya que una apretada agenda de actividades será la responsable de no dar ni un respiro a los almerienses y visitantes que pasen por ella entre el 23 y el 31 de agosto.

Dos son los espacios que se reparten a la multitud. Por un lado, el Recinto Ferial, que se inaugura esta noche con una iluminación extraordinaria de 206.905 bombillas de bajo consumo y en el que se ha reducido el número de casetas a 25, frente a las 36 del pasado año.

Por otro lado, el centro de Almería cobra protagonismo por ser el marco de la popular feria del mediodía, que comienza mañana, a las 13:00 horas. La idea del Consistorio almeriense para este 2008 era conseguir una feria "más familiar y entrañable", por lo que se ha cuidado hasta el detalle la disposición de los ambigús, introduciendo diversas modificaciones, especialmente la supresión de dos días, que han sido acordadas por el Ayuntamiento almeriense y Ashal, con el objetivo, especialmente, de no convertir la feria en un 'macrobotellón'.

Las 9 barras para el tapeo y el tinto de verano que correrá estos días alegremente están ubicadas en seis zonas emblemáticas de la ciudad: las plazas Flores, San Pedro y Cazard, el Paseo de Almería, en sus dos extremos, y la Plaza Virgen del Mar. Desde el casco histórico hasta Puerta Purchena los que gustan de esta cita gastronómica y lúdica podrán disfrutarla entre las 13:00 horas y las 17:30 horas, bajo el alivio de 150 toldos que cubrirán los 5.700 metros cuadrados del casco histórico, calles por las que transitar a esas horas intempestivas de la tarde ya no será una tarea difícil, sobre todo porque también se contará con los 40.000 abanicos, casi la mitad que en 2007, que el Ayuntamiento va a repartir.

Las novedades más destacadas de esta feria del mediodía son la unificación de la música, que se cortará media hora antes del cierre y no pasará de los 85 decibelios, la instalación de urinarios móviles, la delimitación del entorno de los ambigús con elementos decorativos, como maceteros o celosías, y la vigilancia permanente en la entrada a los mismos. Además, los pubs han de ejercer su actividad habitual y no pueden instalar en el exterior mostradores ni carpas.

A pesar de los recortes citados, el Ayuntamiento ha invertido en la Feria de este 2008 la misma cantidad que el pasado año, más de un millón de euros, con los que se han introducido eventos nuevos, como el I Curso de cata de vino, aceite y corte de jamón, el I Concurso de cantos de pájaros y el I Campeonato Internacional Europeo de Fisioculturismo y Fitness, pero que, sobre todo, han servido para acercar un mayor número de actividades a los diferentes barrios de la ciudad, que han adquirido un mayor protagonismo en la Feria.

Asimismo, conscientes de la avalancha de turistas que durante el verano, y más en estos días, recorren las calles almerienses, en el programa de fiestas incluye también visitas guiadas. Ya en la pasada edición se organizó un recorrido por los lugares más significativos en los que se desarrollaba la Feria de Almería desde 1807, con motivo de su centenario, y este año se han preparado igualmente rutas para dar a conocer, en esta ocasión, lugares y monumentos tan emblemáticos como la Catedral o La Alcazaba. Como explica en su Saluda el alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, "la Feria es tiempo de reencuentro, alegría y diversión. Almería se abre al mundo y muestra todo aquello que la hace tan especial y deja huella imborrable en el visitante".

Así pues, esta noche, el pregón del diestro almeriense Ruiz Manuel dará elpistoletazo de salida, y la cabalgata anunciadora, con diez carrozas, recorrerá las calles de la ciudad -Avda. Pablo Iglesias, Puerta Purchena, Paseo de Almería, Reina Regente y Avda. Cabo de Gata hasta el Recinto Ferial, acompañada por grupos de animación, bandas de música y grupos de folclore de Venezuela, Toledo, Rusia, Murcia, Serbia y Ucrania.

Después, la inauguración del Recinto Ferial y diversión ininterrumpida hasta el 31 de agosto. Entre los acontecimientos más destacados, están, como en toda celebración patronal que se precie, los actos religiosos y los toros, siempre presentes en la historia de la feria almeriense, ya bicentenaria.

Al igual que todos los años, los cultos en honor a la Virgen del Mar en su Santuario serán los que pondrán fin a la Feria. Hasta ese momento, una apretada agenda de actividades ocupará, de día y de noche, el tiempo de los almerienses.

Manolo García abrirá el ciclo de conciertos, en el que van a participar artistas y grupos como Hanna, Estopa y El Canto del Loco, entre otros. El panorama musical se completa con el imprescindible Festival Flamenco, que este año cumple su 42 edición.

Respecto al cartel taurino de este año, acuden a la Plaza de Toros de Almería los diestros más relevantes de esta temporada, como José Tomás, Enrique Ponce, El Juli o El Fandi, que deleitarán a los aficionados con las faenas de mayor calidad.

Aunque el eje de las actividades diurnas es, fundamentalmente la feria del mediodía, también podemos encontrar alternativas de interés como las visitas guiadas o las múltiples competiciones de portivas que se celebran en distintos puntos de la ciudad. Por la noche, la Avenida Mediterráneo recoge el testigo de la feria y ofrece a los almerienses y visitantes las atracciones y stands, para completar un largo e intenso día.

Una agenda de feria que mueve a la participación y al reencuentro con las costumbres de antes y las que cada año añaden un motivo más para no perderse esta cita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios