Andalucía fundamenta su impulso económico en las ventas al exterior

  • El sector externo aporta el 20% del PIB y logra que la comunidad revise su crecimiento al alza hasta llegar al 3%

  • La región crece casi el doble que la zona euro y por encima de España

Andalucía tiene en contra parte de su pasado. Épocas en la que las que era imposible hablar de desarrollo y se imponía el concepto de retraso. Pero la comunidad está sabiendo reformular su estrategia empresarial. Tirando de la esencia del turismo y los sectores tradicionales como la agricultura, Andalucía se ha hecho a sí misma una comunidad exportadora, la segunda del país tan solo por detrás de Cataluña. Ha desarrollado la esencia de sus parcelas clásicas e incorporado otras como la aeronáutica. Sus productos han despertado el interés de países como China y Reino Unido. Andalucía, en estos primeros ocho meses del año, ha registrado un superávit en su balanza comercial externa de 1.864 millones de euros y, por primera vez en su historia, supera los 20.000 millones en exportaciones de bienes.

Ayer, el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano López, participó en el Desayuno Informativo organizado por Grupo Joly y patrocinado por Banco Santander, destacando la forma en la que el modelo productivo andaluz ha cambiado para "innovar y apostar por la calidad". Ramírez de Arellano considera que la comunidad ha entendido "que necesita competir con marcas, algo que antes se despreciaba y ahora es fundamental".

El sector aeronáutico es el que más crece ya en la comunidad (un 67%), moviendo 1.544 millones de euros, el 7,7 % de todas las exportaciones andaluzas. La minería aumenta su mercado en un 60% y suma 1,346 millones.

"China se ha convertido en el destino que más sube, un 43%, y ya es el octavo país de destino de productos andaluces. También es un indicador totalmente positivo, a pesar del Brexit, que el Reino Unido siga siendo uno de los principales destinos, incluso aumentando nuestras relaciones exteriores con ellos", manifiesta Arellano. El primer destino sigue siendo Francia y en tercera posición se cuela el mercado estadounidense, con un aumento del 33% en lo que va de año. Marruecos es el siguiente.

Aun así, el consejero advirtió que estos aumentos exponenciales terminarán en un futuro, aunque las exportaciones seguirán en cotas muy altas, por lo que considera necesario que se produzca una reactivación del mercado interior mediante la subida de salarios.

En cuanto a productos, el aceite de oliva sigue siendo el más solicitado en el extranjero con un mercado de 2.087 millones entre los meses de enero y agosto. Con respecto a las provincias, Sevilla lidera el valor de las exportaciones con 4.403 millones. Huelva es la provincia que más crece, con un 34,6% más hasta llegar a 4.314 millones.

Los datos del sector externo, unidos al progreso del turismo y a la reducción de las cifras de paro, no solo le dan a la comunidad un respiro, también le permiten mejorar sus previsiones, y las de crecimiento económico han sido incluso revisadas al alza: "La previsión de crecimiento que la comunidad tenía inicialmente era de un 2,8%, pero finalmente se ha establecido en un 3%, lo que supone un impacto de mil millones de euros", sentencia el consejero de Economía y Conocimiento. "Crecemos más deprisa que la zona euro, que lo hace a un ritmo del 1,7% y también más que el resto de España". Sin embargo, Arellano cree que la falta de inversión del Gobierno central está mermando la competitividad de la comunidad andaluza: "No se trata de un capricho, pedimos inversiones para poder realizar cambios estructurales que impulsen la reindustrialización de Andalucía, para proyectos innovadores que sitúen a Andalucía en una posición competitiva internacional", explica el consejero.

Ramírez de Arellano sentencia que el Gobierno incumple la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía, que establece que Andalucía debe recibir una inversión en función del peso de su población hasta casi cinco puntos más. Según el consejero, esto supone una diferencia de 2.300 millones de euros en la última década, una cantidad que equivale a un 1,6% del PIB de Andalucía y a la creación de 38.000 empleos. "Esto muestra el impacto que hubiera tenido sobre la marcha de la economía andaluza y su convergencia con la UE".

Según el consejero, el Gobierno ha "desnaturalizado por completo el Fondo de Compensación Interterritorial, un instrumento que nació con el objetivo de lograr la igualdad entre regiones y cuyo importe se ha reducido a una cantidad irrisoria", 432 millones de euros, menos del 0,1% de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018. "Supone 16 euros por habitante de las comunidades más desfavorecidas, se tardarían unos 1.000 años en converger, dado que en la actualidad la brecha es de 10.000 euros por habitante", manifiesta Arellano.

En su discurso, el consejero ejecutó un repaso sobre la evolución de la comunidad autónoma en los últimos 30 años (1981-2015, el último año fiscal cerrado), realizando una comparación con el resto de España en varios aspectos. Destaca el apartado de la formación, especificando en 1981, sólo uno de cada cinco andaluces tenía una formación reglada, mientras que en la actualidad nueve de cada diez tiene algún tipo de cualificación. "Se han logrado alcanzar los mismos niveles de España y, por tanto, se ha salvado una brecha enorme".

También destaca que durante las tres últimas décadas, Andalucía haya retenido más industria que la media del país, pasando de un peso del sector industrial del 17,7% al 12% mientras que en España se ha pasado del 30% al 17% actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios