La polémica se instala en la casa real de Bélgica

El rey Felipe de Bélgica ha dado un golpe de autoridad frente a su padre, el rey Alberto. Tras la publicación de la carta de la reina Paola, en la que ésta se refería a la vulnerabilidad del príncipe Laurent y en la que justificaba el hecho de que ni ella ni su marido le hubieran visitado hasta después de diez días de su hospitalización, Felipe ha decidido despedir de forma fulminante al asesor de su progenitor, Vincent Pardoen, una figura de relevancia dentro de palacio y mano derecha de su padre. El actual rey considera que la publicación del escrito es "poco oportuno". Este hecho acrecienta los rumores de mala relación entre los actuales reyes y sus predecesores, o al menos de su falta de comunicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios