El Líbano se convierte en un abarrotado campo de refugiados al acoger a un millón de sirios

El Líbano se ha convertido en un abarrotado "campo de refugiados" al acoger a más de un millón de sirios que han huido de la guerra civil en su país, lo que supone la mayor concentración per cápita mundial de desplazados.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) informó en un comunicado de que el número de sirios en el territorio libanés superó ayer el millón, "un hito devastador agravado por unos recursos que se agotan rápidamente y una comunidad de acogida en un punto de ruptura".

Los sirios suponen actualmente un cuarto de la población del Líbano, un país con una superficie de 10.230 kilómetros cuadrados y poco más de cuatro millones de habitantes.

El responsable de Acnur, Antonio Guterres, subrayó que la afluencia de un millón de refugiados es masiva para cualquier país y, aún más en el caso del Líbano, "una pequeña nación que sufre dificultades internas". La configuración demográfica de muchas regiones libanesas está cambiando, como el valle oriental de la Bekaa, donde habita la mayor parte de los refugiados, 340.000.

La portavoz de Acnur en esta zona, Lisa Abu Jaled, reconoció que "definitivamente es una carga para el Líbano": "Hay muchos pueblos de la Bekaa, donde hay más refugiados sirios que vecinos libaneses, y ésta es un área rural donde ya había déficit de infraestructuras y de servicios básicos".

Además, "las necesidades de los sirios son múltiples, ya que muchos llegan sólo con lo puesto", indicó la portavoz, que señaló que la ONU está respaldando también a los ayuntamientos para poder atender a los desplazados.

Hasta ahora, la ONU sólo consiguió el 13% de los fondos que necesita para poder ayudar a los sirios en el Líbano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios