Los republicanos resucitan la campaña del miedo

  • La oposición estadounidense aprovecha el atentado fallido de Detroit para repetir el mensaje, ya usado en la última campaña, de que Obama no es capaz de proteger el país.

Comentarios 1

Los republicanos han aprovechado el atentado fallido de Detroit para resucitar el mensaje, ya usado en la campaña electoral del 2008, de que Barack Obama y su gobierno no son capaces de proteger la seguridad del país. La oposición ha visto renacer en los últimos días una oportunidad para recobrar fuerzas y también votos de cara a las elecciones legislativas de noviembre del 2010, cuyo resultado es todavía impredecible.

Estados Unidos vive estos días con el temor a un nuevo ataque terrorista, tras el atentado fallido del día de Navidad, cuando el nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab trató de hacer estallar el vuelo 253 de Northwest con destino a Detroit. Este miércoles la policía desalojó el entorno de la neoyorquina Times Square ante la sospecha de que había una furgoneta estacionada cargada con explosivos, si bien el tráfico se reabrió poco después al constatar que el vehículo solo contenía ropa.

En entrevistas a la televisión, en la prensa, e incluso en las cartas enviadas por los legisladores para recabar fondos, los republicanos insisten una y otra vez en el mismo mensaje: la debilidad de la actual política de seguridad nacional.

Uno de los que ha salido a la palestra ha sido el ex vicepresidente durante la presidencia de George W. Bush, Dick Cheney, quien ha denunciado que Obama quiere negar la amenaza del terrorismo porque no cuadra con su visión del mundo. "Estamos en guerra con el terrorismo, y cuando el presidente Obama finge que no lo estamos, nos hace estar menos seguros", dice en las páginas de la revista Politico. "¿Por que no admite que estamos en guerra? Porque no encaja con la visión del mundo que el ha defendido al llegar a la Casa Blanca, porque no encaja con su objetivo general de su presidencia, la transformación social, la transformación de la sociedad estadounidense", apunta.

"Es una esquizofrenia política", afirma por su parte el republicano de más alto nivel en el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara, Peter T. King en The Washington Post. Obama "parece casi avergonzado cuando habla de terrorismo", dice.

En su nueva campaña de ataque, los republicanos han comenzado a relacionar el atentado fallido del Día de Navidad con otros incidentes ocurridos recientemente, como la matanza en la base militar de Fort Hood, con la retirada de tropas en Iraq y con la decisión de trasladar a los presos de Guantánamo a cárceles estadounidenses. "No saben lo que hacen", afirma el congresista republicano Peter Hoekstra, miembro del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, en una carta enviada esta semana a los contribuyentes a su campaña. "Son los mismos pusilánimes que quieren traer a los terroristas de Guantánamo aquí a Michigan", dijo el congresista, que busca la nominación para presentarse a la reelección.

La veda de los ataques republicanos se abrió con la intervención que hizo el martes el presidente desde Hawai, donde reconoció que el intento de volar un avión por parte de un terrorista suicida armado con un explosivo había sido posible por una combinación de fallos humanos y del sistema "inaceptables".

Poco después, la CNN confirmó que el padre del presunto terrorista informó a la CIA sobre las ideas extremistas de su hijo semanas antes del atentado. El padre de Abdulmutallab, un banquero nigeriano, expresó su preocupación a la CIA sobre la radicalización de su hijo durante al menos una reunión y en varias llamadas telefónicas a la embajada de EEUU en Lagos (Nigeria). La información no salió de esa agencia encargada de combatir el terrorismo y de haber ocurrido no se le habría permitido abordar el avión.

El congresista republicano Dan Burton denunció en una televisión que la información que tenía la CIA no siguiera los cauces reglamentarios, y pidió abiertamente la dimisión de la Secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano. "La cadena de información no funcionó. La información que tenía la CIA no se trasladó a las instancias correspondientes. Y ella (Napolitano) es la responsable", dijo.

La oposición también se ha quejado de la tardanza en reaccionar en la que ha incurrido Obama, quien está de vacaciones con su familia en Hawai y que no habló públicamente del incidente hasta tres días después, el pasado lunes. Algunos medios recuerdan, no obstante, que en diciembre de 2001, cuando se produjo el intento de volar un avión por parte de Richard Reid, quien escondió la bomba en su zapato, George W. Bush tardó seis días en referirse al asunto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios