El secretario de Defensa 'vende' el plan de Obama para Afganistán

  • Gates visita Kabul para informar a los militares norteamericanos de las novedades de la misión en el país centroasiático · EEUU quiere que en julio de 2011 los soldados y policías afganos lleguen a 282.000

El secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, visitó ayer a los comandantes estadounidenses desplegados en Afganistán y les prometió que el aumento de soldados prometidos por el presidente, Barack Obama, les dará lo que necesitan para conseguir éxito en su lucha contra los talibanes.

Gates se ha convertido en el responsable estadounidense de mayor rango que visita el país centroasiático desde que Obama anunció la semana pasada que el Gobierno pretende enviar 30.000 soldados adicionales el año que viene antes de comenzar a retirarlos a mediados de 2011.

El secretario de Defensa estadounidense visitó los nuevos cuarteles bajo mando de Estados Unidos pero que servirán para todas las tropas de combate que la OTAN tiene desplegadas en Afganistán, y que han sido construidos en un complejo en el aeropuerto de la capital, Kabul.

Los cuarteles han sido creados tras una reestructuración liderada por el comandante estadounidense a cargo de las tropas de la OTAN, general Stanley McChrystal, en un esfuerzo por centralizar el mando que ha estado dividido entre los miembros de la Alianza Atlántica.

La nueva estructura de mando, junto con el nuevo compromiso de las tropas estadounidenses, "nos da nuevas oportunidades", indicó Gates durante una visita del centro de operaciones construido en un antiguo gimnasio. "Tenemos todas las piezas necesarias para asegurar que nuestra misión aquí triunfará", aseguró.

El jefe del Pentágono se reunió el martes con el presidente afgano, Hamid Karzai, y le prometió que Washington no retiraría sus fuerzas de manera abrupta. Igualmente, suavizó la postura de su país hacia Karzai en la cuestión de la corrupción, y elogió a algunos de los ministros del Consejo y aceptó la parte de culpa de Occidente puesto que la comunidad internacional se encarga de grandes paquetes de ayuda y de los contratos de reconstrucción.

Los países occidentales se han centrado en la cuestión de la corrupción, especialmente desde que Karzai fuera reelegido en unos comicios empañados por el fraude. Los diplomáticos occidentales son optimistas sobre el futuro Consejo de Ministros de Karzai, y esperan que nombre ministros de confianza en los puestos que se encarguen de las fuerzas de seguridad y en Ministerios como Sanidad y Agricultura, donde se gasta la mayor parte del presupuesto.

Por otra parte, el Ejército de Estados Unidos pretende incrementar en un 50% el volumen de las fuerzas militares y policiales de Afganistán de aquí a julio de 2011, la fecha que las tropas norteamericanas se han puesto como plazo para empezar a retirarse del país, según informó ayer el teniente general William Caldwell, encargado de supervisar el entrenamiento de las fuerzas afganas.

Según Caldwell, el objetivo del Pentágono es que las fuerzas combinadas afganas reúnan hasta 282.000 efectivos en julio de 2011, 123.000 para la Policía y 159.000 para el Ejército. "Esto es claramente un desafío, pero es un objetivo que nos hemos impuesto para nosotros mismos", declaró. "Siendo realistas, pienso que tendremos entre 250.000 y 280.000", declaró ante la prensa durante su encuentro con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates.

Por su parte, el comandante del Mando Central del Ejército de Estados Unidos, David Petraeus, cree la violencia se incrementará en el país a corto plazo. En su opinión, a lo largo de la primavera y el verano de 2010 podría incrementarse la intensidad de los combates. Además, Petraeus estimó que próximamente puede producirse "un gran cambio dentro del Gobierno (afgano) cuando se identifique y reemplace a actores malignos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios