Almería prepara una gran exposición antológica del escultor Juan Cristóbal

  • Las obras escultóricas de este artista nacido en Ohanes en 1896, considerado uno de los mejores del siglo XX, se encuentran en las principales ciudades españolas

El Ayuntamiento de Almería está preparando una gran exposición antológica del escultor almeriense Juan Cristóbal. Aunque todavía no hay fecha para esta muestra que reunirá una parte de la obra escultórica de uno de los mejores artistas que ha tenido Almería a lo largo del siglo XX.

La muestra escultórica se llevaría a cabo en el Centro de Arte-Museo de Almería, y aunque en principio se pensó en hacerla durante los meses de agosto y septiembre, lo cierto es que se hará en otra fecha, puesto que quedaban algunos detalles por concretar de esta muestra.

Juan Cristóbal González Quesada nació en Ohanes el 24 de mayo de 1896. Desde los tres años asiste a la escuela. Cuando el pequeño Juan Cristóbal cuenta diez años, su padre vende los parrales que tenía en Ohanes y de forma secreta se marcha a Buenos Aires, dejando a su madre y a sus cuatro hermanos. Posteriormente la familia se traslada a Granada.

En Granada continua estudiando, hasta que cuando cuenta con 14 años es empleado como botones en el Centro Artístico a cambio de recibir en lugar de sueldo las clases de dibujo y de modelado que allí impartía el escultor granadino Nicolás Prados, que será su primer maestro. Desde el primer momento se manifiesta que es un modelador nato, teniendo especial facilidad por el barro.

En 1913, el Ayuntamiento de Granada le concede una pensión para que se marche a Madrid. Juan Cristóbal es acogido por Mariano Benlliure en su estudio de Madrid. El joven escultor toma sus primeros contactos con la piedra en Madrid y se perfecciona en todos los aspectos artesanales del quehacer plástico.

Con sólo 16 años, Juan Cristóbal decide abrir un estudio en la calle Atocha. Allí permanece un año hasta mudarse a la calle Don Ramón de la Cruz. En ese tiempo recibe varios encargos y realiza otras obras por propia voluntad. En 1915 fallece su madre en Granada, víctima de una tuberculosis. Juan Cristóbal formó parte de la tertulia El Rinconcillo donde estaban Federico García Lorca y Manuel Ángeles Ortiz, entre otros.

En mayo de 1917 concurre por primera vez a la Exposición Nacional de Bellas Artes con su pequeño 'Desnudo' en bronce que consigue la única Segunda Medalla concedida y es adquirido por el Estado. Ese mismo año comienza la realización del monumento a Ángel Ganivet, que se encuentra en Granada. En 1920 conoce a Juana Granel Martín que luego se convertirá en su esposa y madre de sus cinco hijos.

Hay que destacar que Juan Cristóbal incluye en su lista de amistades a personajes tan importantes como Manuel Azaña, los Baroja, Julio Camba, Rafael de Penagos, Ramón Pérez de Ayala, Indalecio Prieto, Julio Romero de Torres, Valle Inclán e Ignacio Zuloaga. En la década de los años 20, Juan Cristóbal continua trabajando sin descanso realizado una figura en homenaje a José María Gabriel y Galán en Salamanca.

En 1927 recibe los encargos del busto de Manuel de Falla, que ejecuta dentro del año para el Teatro de Cádiz, y el de la media figura de Cervantes efectuado por el general Martínez Anido que tallará con destino al cuartel del Cuerpo de Inválidos de Madrid, importante obra en madera dorada y policromada.

En 1929 participa en la Exposición Internacional de Bellas Artes que se celebra en Barcelona. La Segunda República Española, nacida en abril de 1931, distingue a Juan Cristóbal nombrándole miembro de la Junta del Museo de Arte Moderno, único cargo oficial que ostentó el artista. A su íntima amistad con el alcalde de Madrid por Unión Republicana, Pedro Rico, se debe la materialización de su monumento a Goya inaugurado en 1932, enorme cabeza resuelta en quebradas líneas con un énfasis en la arista como elemento de cohesión entre los planos que difiere tajantemente del gusto habitual del escultor a favor de las siluetas cursivas y cerradas y las superficies tersas.

El inicio de la guerra civil sorprende a su familia en Cadalso de los Vidrios donde pasaban el verano, mientras el escultor permanece trabajando en Madrid. Estarán separados mientras dura la contienda. En la posguerra, Juan Cristóbal realiza una serie de trabajos muy interesantes, aunque el régimen franquista precisamente no lo apoyará como el artista se merece.

Juan Cristóbal era un tipo muy simpático, un bohemio en sus formas y ademas era una persona que siempre estaba ocupado. Le encantaban las tertulias y tenia mucha facilidad de palabra. Su carácter afable hizo que mantuviera amistades con gentes de distintos signo político e incluso con algunos artistas que eran mucho mayores que él. Era un hombre que se sabía adaptar perfectamente a cada situación.

Lo importante de la figura de este artista almeriense, uno de los escultores más importantes del siglo XX es que gran parte de su obra se encuentran distribuida por distintas ciudades de España. En Burgos hay un grupo escultórico del Cid Campeador que hizo Juan Cristóbal, y que no fue invitado a su inauguración por el general Franco.

En los Jardines de la Alhambra se encuentra una escultura homenaje a Ángel Ganivet, y en Córdoba hay un mausoleo dedicado a Julio Romero de Torres. La producción de Juan Cristóbal fue muy extensa y así se pone de manifiesto en la cantidad de obra que dejó para el disfrute de todos los españoles.

Juan Cristóbal fallece en Madrid el 19 de septiembre de 1961, a consecuencia de un cáncer de pulmón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios