Diputación edita un libro con 'fotos' de Pedro Gilabert y textos de sus amigos

  • El autor de las fotografías es el artista Rodrigo Valero que realizó muchas visitas al escultor en la barriada de Los Huevanillas y captó la dulzura y la personalidad de este creador universal

El fotógrafo y escultor Rodrigo Valero ha rendido su particular homenaje al artista Pedro Gilabert con la edición de un libro con una serie de fotografías del escultor arboleano, donde aparecen varios textos escritos por un grupo de amigos de Gilabert.

Según Caridad Herrerías, diputada de Cultura "la larga estancia profesional de Rodrigo Valero en la zona almeriense del río Almanzora le acercó durante bastante tiempo al escultor Pedro Gilabert. Sus relaciones han propiciado en buena parte el contenido del libro que sobre el Tío Pedro se ha realizado desde la Diputación de Almería, con esas entrañables imágenes captadas por Valero".

El destino quiso unir a Rodrigo Valero, ya que curiosamente Gilabert que vivió en Grenoble (Francia) conocía a la familia de Valero que también vivía en la misma ciudad. Después de muchos años, Rodrigo Valero quedó fascinado por la personalidad de Gilabert. Un buen día hablando con el escultor en su barrio de los Huevanillas en Arboleas, Gilabert recordó que "el niño con un año que se le meó encima en Grenoble, era un bebe llamado Rodrigo. Era Rodrigo Valero".

Este encuentro fue vital, ya que Rodrigo Valero aprovechó sus visitas a Pedro Gilabert para hacer un extenso reportaje fotográfico, que ahora ve la luz, meses después del fallecimiento del escultor arboleano. Valero se muestra emocionado al recordar la figura de un artista que "hay que reivindicarlo a otros niveles, puesto que no se trata de un artista local, sino un creador universal".

Valero recordaba como conoció al Tío Pedro. "La primera vez que vi a Pedro Gilabert fue en Macael en una exposición colectiva en el Instituto. Pasó el tiempo y decidí visitarlo personalmente en su entorno, quería conocer aquel sencillo hombre que alternaba las labores del campo con las de la creación, pero tuvieron que pasar unos años antes de nuestro reencuentro".

Gilabert fue un artista que descubre el arte a cierta edad, pero ello no es problema para convertirse en un artista de reconocido prestigio. "Más que su obra, que es muy interesante, hay que destacar la personalidad de Pedro Gilabert, un hombre sencillo, muy humano y sobre todo humilde", recuerda Valero.

Valero matiza que "con este libro, repleto de intimas imágenes, textos personales, y sobre todo de buenas intenciones, quiero que todos sean cómplices de lo que es y fue Pedro Gilabert y deje de ser un artista local para convertirse en lo que fue un creador universal. Recuerdo su mirada angelical y una dulzura que lo hizo muy grande como persona".

Entre los amigos que escriben en dicho libro están Julio Alfredo Egea, Juan José Ceba, Domingo Nicolás, José Antonio Sáez, Pilar Quirosa, Miguel Ángel Blanco, Andrés García Ibáñez, Francisco Torregrosa, Luis Ramos y Pedro María Fernández.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios