Jorge Juan: un marino, científico y espía del siglo XVIII

  • Las rivalidades entre España e Inglaterra, la presión de la Inquisición frente a la ciencia, la corte de Fernando VI, el Madrid castizo y el brumoso Londres…

José Calvo Poyato nos tiene muy mal acostumbrados. Sus novelas son esperadas con verdadero interés por sus miles de seguidores. Sus últimas obras: Sangre en la calle del turco (el asesinato del General Prim y la lucha por el trono de España); Mariana Pineda, los hilos de la libertad (la desgarradora historia de la granadina en la convulsa España de principios del XIX) o El Gran Capitán (el obligado retiro vergonzoso de Gonzalo Fernández de Córdoba), no hacen sino consagrarle entre los más grandes de la novela histórica.

En el "Espía del rey" se nos presenta a una de las figuras más importantes de la Marina Española, Jorge Juan y Santacilia, que pasó a la historia por culminar la medición del meridiano terrestre, demostrando que la Tierra estaba achatada por los polos. Su prestigio como marino se cimentó en la reorganización de la construcción naval en la España del XVIII.

La novela se centra en la encomienda del Marqués de la Ensenada para que se dirija a Londres aprovechando que sería nombrado miembro de la Royal Society debido a su inmenso prestigio científico y realice una serie de investigaciones sobre los más importantes secretos de la ingeniería naval inglesa, base de su apabullante hegemonía marítima.

En la historia, documentada con la precisión que es habitual en Calvo Poyato (Catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Granada), se van entretejiendo los diferentes hilos que configuran su espacio temporal: las rivalidades entre España, Francia e Inglaterra, la asfixiante presión de la Inquisición, los turbios vericuetos de la corte de Fernando VI y Bárbara de Braganza, la figura inconmensurable del Marqués de Ensenada o las calles y rincones del oscuro Madrid castizo y del brumoso Londres de mediados del XVIII.

Y entre esos parámetros se recrea un pasaje real de la historia de España, un relato de espías donde las intrigas a todos los niveles juegan un papel destacado: la reina frente al Marqués de Ensenada, la inquisición frente al conocimiento científico, Jorge Juan frente al contraespionaje inglés, el amor frente al deber…

La trama principal se va lentamente desarrollando y envolviendo en ese escenario virtual espléndidamente diseñado por Calvo Poyato, donde lo aparentemente accesorio es motivo para el lector curioso de una profundización para asomarse con más conocimiento a la propia historia. Así las diferencias entre los antiguos galeones y los navíos, las tormentosas relaciones entre Fernando VI y su madrastra, la reina viuda Isabel de Farnesio, la propia salud mental del rey, la construcción del palacio-convento de las Salesas Reales y su relación con el actual Tribunal Supremo, el entramado científico de la época, las fondas y mesones madrileños…

Una espléndida novela, perfectamente ambientada, en la que su andamiaje narrativo hace que se lea con verdadera fluidez. Otra demostración de que la novela histórica goza de una magnífica salud y vuelve a poner en valor otra forma diferente de conocer retazos de nuestro pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios