"Hay quien me recomienda que debiera ser más diva"

Mantener una conversación con Merche, por la cercanía y sencillez de la interlocutora, es igual que reencontrarte con cualquiera de esos amigos de siempre con los que no pueden ni la distancia, ni el paso del tiempo. La diferencia es que, esta atractiva mujer, tiene cuatro discos en el mercado, miles de ventas acumuladas en su trayectoria y, sobre todo, un numerosísimo público fiel que, vaya donde vaya, le aplaude incondicionalmente. Inmersa en la gira de "Cal y arena", su álbum más reciente, Mercedes Trujillo, verdadero nombre de la artista, no deja de dar las gracias por el cariño recibido. Una humildad que ennoblece, más aún si cabe, su dulce personalidad.

-¿Existen muchas diferencias entre la Merche que sube a un escenario y la otra a la que tenemos menos acceso?

-No, ninguna. Algunas veces me preguntan si me preparo las respuestas para las entrevistas o si represento un papel. Nada de eso. En todo caso, actuando sí reclamo la atención de la gente pero luego soy bastante tímida y lo paso regular cuando me siento demasiado observada. Incluso hay quien me recomienda que debiera ser más diva, consejo que declino seguir porque no me encontraría bien conmigo misma.

-Pasó de traductora en una oficina de los astilleros de Cádiz a figura de la canción. ¿Echa algo de menos de aquella anterior etapa?

-Afirmar que este mundo es duro sería un pecado pues hay bastantes oficios mucho más sacrificados. Quizás lo peor sea estar viajando de continuo, sin posibilidad de una estabilidad con familia o con amigos. Es un día a día más solitario y, si conoces a alguien, aunque exista "feeling" con esa persona, nunca tienes lugar a intimar.

-¿Es un billete, éste de la música, de ida sin vuelta?

-Sí. Siempre he querido dedicarme de pleno a ella y, aunque lancé mi primer trabajo mayorcita, con veintisiete años, en el fondo de mi corazón sabía que llegaría a buen puerto. Eso sí, ya que me he embarcado… ¡de aquí no me muevo ni con agua caliente! (risas).

-Lo que sucede es que, con el ritmo frenético que su profesión le impone, la cuestión sentimental parece estar reñida, ¿no?

-Claro. Es complicado afianzar una relación de la índole que sea. Yo, en este sentido, ahora estoy tranquila, centrada en mi parcela profesional pero contenta. En cuanto haya algo, lo comentaré sin problemas.

-¿Cómo es Merche en pareja?

-Tradicional e incluso antigua… (risas). He tenido muy pocos novios y durante muchos años cada uno. No soy "loqueja". Me encanta compartir lo bueno y lo malo, con lo que me "mola" la idea de un compañero.

-¿Y ser madre? ¿Se lo plantea?

- Sí. La maternidad es una de mis metas. De hecho, estoy en pleno proceso de adopción, esperando los dos años para que me den un niño. Estoy preparada y en edad de educar.

-¿No le pesa la treintena?

-¡Qué va! He cumplido treinta y cuatro y me siento bien física y mentalmente. Hago lo mismo que siempre y mantengo intactas la ilusión y las ganas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios