"El teatro y la política son de los pocos trabajos que permiten carreras largas"

  • La actriz presenta esta noche en el Auditorio Maestro Padilla a las 21 horas la comedia 'Hay que purgar a Totó'

La gran actriz, que lleva en los escenarios desde que tenía 12 años llega hoy a Almería donde representa esta noche en el Auditorio Maestro Padilla (21 horas) la obra Hay que purgar a Totó una divertida comedia del francés Georges Feydeau. En este vodevil aparece una Nuria Espert desconocida, puesto que a lo largo de su dilatada carrera pocas veces ha realizado una comedia. Sin duda, el reto es importante, pero la sabiduría y maestría de la actriz harán pasar un rato divertido al público a base de carcajadas.

- La hemos visto hacer todo tipo de papeles, pero en realidad, comedias ha realizado muy pocas.

- Bueno, si he hecho en algunas ocasiones comedia, pero desde luego algo tan disparatado como esta, no la había hecho antes nunca. Había hecho comedias de Lope y Shakespeare, pero esa comedia donde la gente no para de reír es la primera vez en mi vida que la hago y me proporciona un gran bienestar. Estoy muy feliz.

- Muchos actores aseguran que hacer comedia es más complejo que hacer un drama.

- Hacer bien un género en el teatro es siempre muy difícil, sea el melodrama, la tragedia, la comedia, el cabaret. Hacerlo bien es siempre muy difícil y obtener los resultados que uno espera es muy difícil.

- En 'Hay que purgar a Totó', usted hace de Julia. ¿Cómo es su personaje?

- Es una madre tremenda, posesiva y un papel muy divertido, que hago con mucho placer.

- Parece que de haberlo sabido hubiera hecho antes una comedia tan divertida como esta.

- Una persona que esté muy habituada a hacer comedias imagino que no lo pasara igual que me lo estoy pasando yo. Para mi es nuevo completamente y he tenido el placer de descubrirlo.

- ¿Cómo ha sido la acogida de la obra desde que se entrenó en el Teatro Español de Madrid?

- Hacemos una gira que durará un año por toda España. El ambiente que se respira en la compañía es muy bueno. Todos salimos a diario a darlo todo cuando nos subimos al escenario. En las funciones sudamos muchísimo, pero merece la pena, porque disfrutamos viendo al público reír.

- ¿Cual es el mensaje final que el espectador se lleva de la obra?

- No creo que sea un mensaje en si, sino más bien se trata de una sátira cruel sobre la vida de pareja. Feydeau, el autor de la obra, era un hombre que acabó en un psiquiátrico y que detestaba a las mujeres, porque sus experiencias habían sido muy malas. Creo que el público sale muy contento de ver la obra, y quizás, a las dos semanas en una situación en su casa, aparece un algo de aquella representación que vio y que le dejó algo dentro. Las relaciones de pareja, han sido, son y serán muy complicadas.

- ¿Qué le queda por hacer en el mundo del teatro?

- He hecho casi de todo. No he tenido el talento para ser autora, pero si he dirigido, he fregado el escenario, he sido empresaria, he sido actriz, he tenido una compañía con mi esposo durante 26 años. Comencé a los 12 años y ahora tengo 73, realmente da tiempo a hacer muchas cosas.

- Y en su faceta de actriz ha hecho papeles variopintos y variados.

- En una sola vida no se puede hacer todo. El teatro y la política son de los pocos trabajos que permiten carreras muy largas. Y la carrera larga te la da el que te sientas bien, conserves la memoria, haya contratos para poder trabajar y que el público acuda a verte.

- Se habla de la crisis del teatro. ¿Cual es su opinión?

- Es más aguda la crisis del cine. El teatro está pasando por un buen momento y cuando veo las carteleras me parecen más interesantes que hace diez años.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios