Vivir

Cien años del Patrón de Carboneras

  • El domingo se cumplió el centenario desde que el obispo de Almería nombró al santo italiano, patrón de la localidad

  • Los vecinos se echaron a las calles para acompañar el paso de la imagen

Comentarios 1

Las calles de Carboneras se llenaron de fervor y emoción el pasado domingo 29 de abril para acompañar el paso de la procesión de su patrón San Antonio de Padua y celebrar así el centenario del patronazgo de la localidad al santo italiano.

Fue exactamente hace 100 años, un 29 de abril de 1918, cuando el obispo de Almería Vicente Casanova Marzol, decretó el nombramiento del santo patrón del municipio, tras la solicitud enviada al obispado por los propios vecinos.

Previo a la misa, un grupo de 14 vecinos realizó una recreación histórica sobre la cita

A las 10 de la mañana se escucharon los primeros acordes de la Banda Municipal de Música, que recorrió parte del casco antiguo de la localidad, para recoger al equipo de gobierno al completo, encabezado por el alcalde en funciones Salvador Alarcón. De allí, se digirieron hacia la iglesia de la localidad para ver la salida a hombros de la imagen de San Antonio de Padua por sus costaleros. Es la primera vez que la imagen del santo, sale en procesión en una fecha diferente al 13 de junio, día de las fiestas grandes de Carboneras.

La imagen de San Antonio, de autor y año desconocido y restaurada recientemente por el pintor garruchero Félix Clemente Gerez, quien no se quiso perder esta celebración, estuvo precedida por las representantes de las hermandades de Semana Santa, vecinos de la localidad y mujeres y niñas vestidas de refajonas, traje típico de la provincia hasta el Parque Andaluz, epicentro de los actos conmemorativos. Allí les esperaba el coro Infantil Pedro Meno de Adra, los encargados de poner música a la celebración eucarística.

Previo a la misa, se vivió uno de los momentos más especiales, cuando un grupo de 14 vecinos de la localidad realizó una recreación histórica sobre la leyenda de la llegada de la imagen de San Antonio a Carboneras. Según cuenta la leyenda, a mediados del siglo XIX, un navío portugués surcaba las aguas de Carboneras procedente de Padua (Italia) hasta Lisboa (Portugal), portando la imagen de San Antonio.

Una fuerte tempestad sorprendió a sus navegantes. El Capitán del barco prometió al santo dejarlo en tierra firme si salvaba su vida y la de sus marineros. Por dos veces el Capitán quiso abandonar Carboneras sin cumplir su promesa, arreciendo siempre el temporal a cada intento.

Aunque fue San Andrés el primer santo que veneró Carboneras cuando el marquesado de El Carpio consiguió los territorios, a finales del siglo XVII los feligreses adoptaron como patrón a San Antonio de Padua, consolidándose su devoción a inicios del siglo XIX, cuando se construyó la iglesia en su honor en 1817.

Al finalizar la eucaristía, el santo recorrió parte del Paseo Marítimo y calles de la localidad, hasta su retorno al templo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios