A la espera de la sandía local

  • Este cultivo prevé un crecimiento del 3%. La campaña pasada superó las 558.000 toneladas. Preocupa el aumento de las importaciones desde Senegal y Marruecos

El campo almeriense última la plantación de su sandía con las variedades más tardías. En zonas como el Poniente o Níjar ya está prácticamente finalizada, pero ahora arranca en las zonas más gélidas con tunelillos de protección, especialmente en las comarcas de La Alpujarra y Los Vélez, al tiempo que continúa la plantación de melón. En el caso las primeras sandías, la mayoría ya se encuentran en el inicio de la floración y algunas con frutos recién cuajados.

Este cultivo sigue con un crecimiento sostenido, y se espera un incremento de un 3% con respecto a la superficie de la campaña anterior, pasando de 8.940 hectáreas a 9.208, según datos de la Delegación Territorial de Agricultura de la Junta de Andalucía.

Aunque esta previsión no se ha podido realizar hasta última hora, y es que la difícil situación hídrica por la que pasa la provincia de Almería ponía en jaque también la planificación de este cultivo. "La sandía mantiene superficie a pesar de que en un primer momento se preveía que bajase por la sequía, pero al final el año hídrico se está recuperando a corto plazo y finalmente se dedicará la misma extensión para su plantación o un poco más, aunque un algo más tardía. Sin embargo, lo que nos preocupa es que algunas empresas de las grandes ya habían plantado sandía en Valencia, Sevilla, Extremadura y Castilla-La Mancha", explica Francisco Vargas, presidente de Asaja Almería, quien asegura que se puede dar que en el conjunto de España haya una producción de sandía muy superior a la que ha habido otros años y así dar lugar a unos precios menores por el aumento de la oferta.

En las producciones de la campaña pasada, la sandía superó las 558.000 toneladas y las previsiones para la presente aún son difíciles de realizar, ya que influyen muchos factores, sobre todo a la hora del cuajado de frutos, pero de momento va bien pese a que siempre hay que tener en cuenta la climatología. "Sin embargo creemos que serán valores similares, ligeramente superiores en sandía al aumentar su superficie. Inferiores en el caso del melón, ya que disminuye", apuntan en la Delegación Territorial.

En Asaja la principal preocupación es el aumento de importaciones procedentes de Senegal y Marruecos tanto de melón como sandía, pues llegan al mercado nacional y europeo antes que las españolas, y cualquier incremento de producción o alargamiento de la cosecha afecta de forma inevitable al desarrollo de la campaña de primavera almeriense.

De hecho, desde hace semanas ya se encuentran en los lineales las primeras partidas de sandía de Senegal y los supermercados ya las comercializan a nivel local.

La incertidumbre es grande en este sentido, porque en estos momentos la climatología no invita a su consumo, y en opinión de esta organización, en unas semanas podría darse una situación de sobreoferta que "sería aprovechada por la distribución para provocar una bajada de los precios".

"Las empresas importadoras españolas muestran interés en estos productos, ya que les aportan un mayor margen comercial. Si en un primer momento la intención es proveer de producto durante todo el año a los supermercados o cuando no existe producción nacional, lo cierto es que terminan inundando el mercado, reventando nuestra cosecha y aprovechan la situación para poner un valor alto para el consumidor que atiende al reclamo de producto de inicio de temporada", subraya Vargas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios