Los invernaderos se tiñen de carmín con la campaña de flor de pascua

  • Desde noviembre empieza la comercialización, destinada principalmente a la decoración de centros comerciales · El boom de ventas a clientes particulares empieza en el Puente

Un manto rojo cubre la superficie del invernadero Rosaplant. La Navidad se aproxima y, con ella, el sector de planta ornamental y flor de Almería se encuentra inmerso de lleno en la producción de uno de los símbolos de la festividad. En estos días no hay descanso. Se trabaja de lunes a domingo para dar servicio a la clientela. Desde noviembre empiezan las primeras ventas, dirigidas principalmente a centros comerciales, pequeños y medianos negocios y administraciones, pero el boom no se produce hasta el Puente de La Purísima.

"Del 6 al 8 de diciembre trabajamos hasta de noche", cuenta el gerente de la empresa, Jesús Maldonado. "En esa semana los particulares compran casi todos los pascueros de la temporada".

Durante la presente temporada Rosaplant venderá en torno a 100.000 unidades de flor de pascua, también conocida como pascuero o poinsetia (Euphorbia pulcherrima). Con estas cifras la empresa se confirma como una de las mayores productoras de pascueros de la provincia, además de ser la "máxima exportadora de rosales y hortensias", con volúmenes de 135.000 y 35.000 unidades, respectivamente.

Sus clientes directos son las plataformas comerciales, que posteriormente venden el producto a distintas empresas de España y otros países europeos como Francia, destino principal de esta planta, ya que "allí se venden durante todo el año". Y es que la tradición que circunscribe la compra de flor de pascua sólo a la época navideña se ha importado de Estados Unidos, mientras que en otros muchos países es una planta común que se utiliza en cualquier época. Es el caso, por ejemplo, de México, país de donde procede la Euphorbia pulcherrima. "Allí miden hasta tres metros y están al aire libre". De hecho, se trata de una planta de exterior que "hemos aclimatado para poder decorar las casas".

A través de tratamientos reguladores y cuidados específicos, la flor de pascua comercial alcanza una altura media de 50 centímetros, se trata de una medida estándar para que pueda exponerse en cualquier hogar.

Maldonado explica que "buscar la medida justa es lo más complicado, y por eso hay tan pocos productores que sepan hacerlo". En su crecimiento influyen múltiples factores: temperatura, humedad, cantidad de agua y abono, exposición solar, tratamientos con productos fitosanitarios o incidencias de plagas (la más temida, la de mosca blanca).

En la explotación de Rosaplant la flor de pascua de este año ha quedado algo más pequeña que el pasado "porque el frío ha entrado antes de tiempo por la noche". Sin embargo su calidad es notable. Ha quedado "redonda, compacta, y con un rojo muy vivo...".

Además de los pascueros tradicionales, en el invernadero se producen también las denominadas 'copas de pascuero' y plantas de color amarillo. Las primeras son pequeños arbolitos de flor de pascua de dimensiones mayores que los tradicionales. Alcanzan entre 80 centímetros y un metro (medida comercial), y son relativamente 'jóvenes'. Comenzaron a realizarse hace una década. Además "sólo hay cuatro o cinco productores que los cultiven en la provincia". Maldonado fue el segundo en hacerlo y ya vende el 5% del total que se prodice a nivel almeriense.

Sin embargo asegura que no hay demasiado mercado para este segmento. Por sus dimensiones, son más aptos para comercios que para hogares, aunque se venden en todos los ámbitos.

De otro lado, los pascueros amarillos siguen intentando hacerse un hueco cada vez mayor en el sector, pero se venden "bastante menos, sólo para los clientes más caprichosos. En Navidad, la flor de pascua tiene un nombre propio. "La que más triunfa es la de color rojo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios