El sector de los fitosanitarios pide un mejor trato para las materias activas

Desde hace tiempo la Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla) viene avisando sobre las negativas consecuencias que la actual normativa fitosanitaria puede generar para la agricultura europea. Disminución de la productividad, pérdida de rentabilidad, desarrollo de resistencias... y en último lugar, la imposibilidad de garantizar un suministro sostenible de alimentos para el futuro, explica su director general, Carlos Palomar en un artículo publicado en www.agriculturasostenible.org.

Para Palomar, la falta de disponibilidad de materias activas es un hecho que agricultores e industria han denunciado reiteradamente. Sin ellas, resulta imposible desarrollar los medicamentos que los cultivos requieren para protegerse de las plagas y enfermedades que los amenazan. Por esa razón, los datos arrojados por el reciente 'Informe Low Yield', desarrollado por European Crop Protection Association (ECPA) representante de la industria fitosanitaria europea, respaldan nuestras demandas. La principal consecuencia extraída de este estudio, llevado a cabo en nueve Estados miembros sobre 31 cultivos es tan clara como preocupante: sin productos fitosanitarios la producción agraria se reduciría hasta un 40%. En el caso español, un cultivo tan representativo como el citrícola sufriría pérdidas de cerca de 1.500 millones de euros de prohibirse las 75 materias activas que actualmente se encuentran en riesgo.

Palomar recuerda la importancia de la seguridad alimentaria, por lo que solicita para el campo herramientas innovadoras para productir alimentos saludables y seguros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios