Denuncia por coacción al alcalde por cerrar su pub en Aguadulce

  • Asegura que es un abuso de autoridad y tiene toda la documentación en regla. Fuentes del Ayuntamiento afirman que hay quejas vecinales por excesivo ruido

La Policía Local de Roquetas de Mar, en presencia de agentes de la Guardia Civil, procedió a precintar ayer el local 'Alalba Blue Café', de Aguadulce, presentando la propietaria, Almudena Sánchez López, denuncia en el juzgado número 3 roquetero contra el alcalde Gabriel Amat y la responsable de Dependencia por Decreto de la junta de gobierno local del ayuntamiento, Sonia María Belmonte, por un presunto delito de prevaricación y coacciones. Alguien sin embargo quitó después el precinto policial que los agentes habían instalado.

Según afirmaba la protagonista de los hechos "ha sido un precinto ilegal, porque me han dicho que o dejaba que precintaran o lo hacían por la fuerza y me llevaban detenida. Ni siquiera me han avisado con 72 horas de antelación. Se han presentado cuatro coches de la Policía y dos guardias civiles, y me han precintado. Luego he ido al juzgado con mi abogado para presentar la denuncia. Se trata de un abuso de autoridad, tengo todos los papeles en regla presentados en el ayuntamiento para obtener la licencia de apertura y como no me contestan, hago lo que marca la ley, que dice que si tres meses después de haber entregado la documentación pertinente no se me comunica nada, se supone que por el concepto de silencio administrativo, tengo concedida la licencia de apertura. Y es lo que exijo, que me den el papel escrito con la licencia de apertura, porque todo está en orden".

Los agentes comunicaron a Almudena Sánchez que si se oponía al precinto y era detenida llevarían a su hija menor para ser custodiada por los servicios sociales. Los problemas del local comenzaron el verano del año pasado, cuando el ayuntamiento comunicó a los promotores que debían cerrar el establecimiento porque no reunían toda la documentación exigida. Almudena Sánchez recuerda que "efectivamente el año pasado nos obligaron a cerrar porque no reuníamos toda la documentación necesaria, y lo hicimos sin resistencia a la autoridad. Hemos estado un año cerrados por no cumplir todos los requisitos legales, pero ahora sí que los cumplimos y no vamos a permitir que nos cierren por un abuso de autoridad".

El pasado 12 de abril Almudena Sánchez entregó en el registro municipal documentación con la tasa por recogida de basura, el certificado de dirección técnica, el certificado del Servicio Andaluz de Salud, fotocopia de licencia de primera ocupación individual y el anexo al proyecto de instalación.

También consta en poder de la interesada el documento identificativo de titularidad, aforo y horario de establecimientos públicos firmado por la delegada del Gobierno andaluz, María Isabel Requena, así como un escrito de la Agencia Andaluza del Agua, administración competente al estar la cafetería en una zona de policía de la Rambla San Antonio. Uno de los argumentos utilizados para no conceder la licencia de apertura era la denuncia de vecinos de Las Fases por el alto nivel de música de la cafetería, una situación que Almudena considera surrealista, "porque quien tiene la música alta es la zona del botellón. Exijo que venga la Policía Local y mida los decibelios que hay en mi local y los del botellón, y veremos quién incumple la ley. La orden de precinto es falsa e ilegal porque se ha presentado toda la documentación. Incluso tenemos también la autorización de la Junta de Andalucía para instalar máquinas tragaperras", argumentaba.

Además, el pasado 10 de julio se presentó un escrito dirigido al área de Desarrollo Urbanístico y Fomento del ayuntamiento haciendo constar que "la solicitud de licencia de apertura del local se realizó el 3 de diciembre de 2009 habiéndose presentado todas las autorizaciones y demás documentación solicitada, incluida autorización de la Agencia Andaluza del Agua."

Almudena Sánchez recuerda que ha conversado varias veces con el alcalde Gabriel Amat y con el concejal de Urbanismo, José María González. Según sus palabras el primer edil le aseguró que una vez obtenida autorización de la Agencia Andaluza del Agua se le concedería la licencia de apertura, y González por su parte le respondía siempre que "en breve estará la licencia. Harta de esperar, he abierto, y como dice la ley y mi abogado, tengo la licencia por silencio administrativo. De aquí no me va a mover nadie, tengo la documentación en regla y sólo quiero lo que me corresponde".

Fuentes municipales mantienen que falta todavía documentación, así como que hay denuncias vecinales por excesivo ruido. Almudena Sánchez ha reiterado que no falta ningún documento .

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios