Un centenar de cestas de mimbre se llenan de setas

  • La Ruta Micológica partió desde Paredes hasta llegar a El Serbal, dentro del Parque Natural de Sierra Nevada

Cestas de mimbre y navajas son dos de los instrumentos imprescindibles para salir al campo en busca de setas. Y, si encima, se le añade que ha llovido anteriormente y que el día que se decide ir a recogerlas hace un sol espléndido, el resultado no podría ser más óptimo. Así, ayer se realizó la ruta de las IV Jornadas Micológicas Abulenses con gran afluencia de participantes de todas las edades.

El autobús partió desde el Cuartel de la Guardia Civil. En ese momento ya se podía ver algunas cestas de mimbre y los participantes estaban preparados con una indumentaria acorde para pasar un día en el campo.

Al llegar a Paredes, los asistentes a la ruta pudieron disfrutar de un desayuno preparado para partir con fuerzas por los montes que estaban plagados de distintas variedades de setas.

Antes de zarpar, el concejal de Medio Ambiente e Innovación, Antonio Oliva, puso en valor el lugar donde se encontraban en ese momento: "Estamos en el límite del Parque Nacional. Tenemos que apreciar en el sitio increíble en el que vivimos. Espero que de esta ruta salgamos mejores aficionados".

Tras el concejal de Medio Ambiente, el guía y micólogo de la excursión, Jesús Vilches señaló algunos aspectos a tener en cuenta: "Tenemos que tener conciencia de la forma de vida de las setas. El papel de los hongos en el campo es fundamental, es el reciclaje".

El micólogo también rechazó algunas formas de recolección: "Cuando alguien rastrilla para coger setas, estamos destruyendo una tela de vida".

Vilches aconsejó la forma en la que encontrarían más cantidad de especies y disfrutarían de las jornadas: "Es una actividad que hay que hacerla a paso lento".

El guía de la excursión explicó, por último, los distintos espacios donde se podía encontrar normalmente una seta: "En el suelo, en la madera viva y muerta, en los excrementos de los animales...".

Los aficionados partieron hacia El Serbal y se fueron esparciendo por el camino que estaba compuesto por accesos más fáciles y otros más complejos.

Yanira Fernández, de Abla, participó por primera vez en la ruta: "Me apunté porque lo hacen todos los años y quería aprender".

La ruta transcurrió por la cara norte de Sierra Nevada, en pleno Parque Natural, desde el aula de la Naturaleza de Paredes hasta el área Recreativa de El Serbal donde le esperaba una paella con conejo y setas elaborada por la Asociación La Buena Mesa.

Había gran cantidad de especies pero los níscalos, la más preciada por los aficionados de la ruta, escaseaban. También se podía ver como el paso del hombre había llegado a ese monte con algunas setas destrozadas.

Tras un descanso, a las 18:30 horas, se realizó la presentación de la Red Social de Información Micológica en Internet MicoAbla. Corrió a cargo de Francisco Fernández, editor del Blog de Abla en Internet, y Antonio Oliva, concejal de Medio Ambiente en el Centro Cultural Abulense. Por la noche se pudo disfrutar del concierto del Grupo Maguey con los temas de su álbum Si fueras mía...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios