Pitos en el acto de la toma de Granada

Granada celebró ayer el 526 aniversario de la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos, una tradición que volvió a concentrar a miles de personas, entre partidarios y detractores de una fiesta que busca salir de la polémica pero que ha reeditado intercambio de pitidos y protestas. La céntrica plaza del Carmen, en la que se ubica el Ayuntamiento de Granada, se convirtió como ya es tradicional en un escenario dividido entre los defensores de La Toma, que celebra el 526 aniversario de la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos, y los que tachan esta fiesta de xenófoba, anacrónica y racista. El desfile de la Legión ha propiciado el primer intercambio de gritos antes de las 11::30 horas, momento en el que partió desde el Ayuntamiento la corporación bajo mazas y que marcó el inicio de esta fiesta cívico religiosa que concluyó poco antes de las dos de la tarde y sin incidentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios