Las raíces de una alcaldesa

  • Anne Hidalgo mantiene una relación especial con su ciudad natal Sus compañeros socialistas en La Isla hablan de la persona y la política

Cuando Anne (entonces seguramente Ana) Hidalgo nació en la esquina de la calle San Marcos con Dolores, en San Fernando, desde la ventana de su casa podía verse aún cómo llegaban los barcos de madera cargados de sal y arena al pequeñísimo muelle del Zaporito, hoy recuperado pero ya sin uso. Barcos a unos pasos del Ayuntamiento, una visión seguramente idílica a los ojos de hoy pero que a los ojos del padre de la flamante alcaldesa de París no reflejaba otra cosa que pobreza, tal vez miseria, y falta de libertades. Era la Andalucía de 1959. Dos años después, Antonio Hidalgo, nacido en Antequera, su esposa María Aleu y sus dos hijas, María y Ana, partieron hacia Francia en busca de mejores puertos para sus anhelos.

Aquella Ana es hoy Anne, una mujer "tenaz y cercana" a la vez, como la definen los socialistas de San Fernando, esa Isla de León a la que volvieron sus padres y con la que la primera mujer que dirige los destinos de la capital de Francia no ha querido perder sus vínculos. Aquí, en La Isla, los militantes y dirigentes de la agrupación local del PSOE, hermanada con la agrupación parisina a la que pertenece Anne Hidalgo, vivieron el domingo pasado su victoria en París casi como si fuera suya.

"Nos sentimos felices", dice Jaime Armario, ex concejal socialista en el Ayuntamiento isleño, que estuvo en la fiesta de París del pasado domingo, que pudo abrazar a la alcaldesa gaditana de París nada más conocer su histórico triunfo, y que casi retransmitió para algunos medios de la provincia y las redes sociales la celebración de su paisana. Armario conoció a Hidalgo en verano de 2002, en una de las visitas que ella hacía casi anualmente a ver a sus padres, regresados a San Fernando de la emigración en Lyon en cuanto se jubilaron y ya no tuvieron que aguantar más la morriña. Actualmente viven en Chiclana, a sólo 9 kilómetros.

Dice Armario que Ana -aquí todos la llaman por su nombre en español- "es una persona encantadora, tenaz y muy seria en su trabajo, pero a la vez muy cercana", y le endosa una definición política como "muy defensora de los valores tradicionales de la izquierda progresista". Para él, es la viva imagen y cuerpo de una "trabajadora seria. Su capacidad para configurar una alianza con comunistas y verdes para lograr la victoria en París, tarea que no es fácil, habla de su talante".

Si hay alguien que puede considerarse amiga de Anne Hidalgo en San Fernando es María Jesús Castro, histórica dirigente del partido, ex senadora, que está este fin de semana en París junto a otro histórico, Rafael Román, para asistir a los actos de toma de posesión. Castro recuerda que hace más de 20 años que la conoce "desde que Antonio, concienciado militante, me dijo un día que me quería presentar a su hija inspectora de trabajo, que colaboraba con Martine Aubry en su ministerio en Francia". Y desde que se conocieron se han visto decenas de veces en la Isla, en Madrid y en París.

Castro destaca la "solidez, fortaleza y naturalidad" de Hidalgo, y cuenta cómo la isleña parisina tenía claro desde hace tiempo que quería ser alcaldesa de la Ciudad de la Luz. "Rechazó numerosas invitaciones a ser senadora francesa, ministra, porque lo tenía muy claro. Yo le dije el otro día 'Ana, qué poderío tienes, has logrado ser alcaldesa de París, mientras que yo no he podido serlo de mi pueblo". Define su personalidad como "naturalidad, más que sencillez", y destaca que representa "los valores de la izquierda tradicional, que cree que siguen vigentes, está segura de que si al socialismo le va mal es porque no está defendiendo esos valores. La he visto tener unas discusiones fortísimas con el que ahora es primer ministro, Manuel Valls, por el asunto de la inmigración. Estaba totalmente indignada y decía que desde una postura de izquierdas esas medidas de dureza contra los gitanos no se podían defender".

Fernando López Gil, actual delegado de la Junta en la provincia de Cádiz, guarda sobre todo una enorme gratitud a Anne Hidalgo: "Cuando yo me presenté candidato a la alcaldía de San Fernando en 2007, ella vino desde Francia exclusivamente para apoyarla. Vino y al día siguiente se volvió. Y eso dice mucho de su compromiso con los socialistas de La Isla". Coincide también López Gil en el secreto de la fuerza de Ana: "Es capaz de hacer análisis políticos muy certeros desde una posición de lucha por las ideas socialistas, defiende la renovación del partido, y es muy cercana. Eso la hace capaz de vencer en un distrito en el que nunca lo hizo la izquierda".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios