tenis

Como Rafa por su casa

Rafa Nadal levanta los brazos en señal de victoria después de conquistar el domingo su undécimo Conde de Godó. Rafa Nadal levanta los brazos en señal de victoria después de conquistar el domingo su undécimo Conde de Godó.

Rafa Nadal levanta los brazos en señal de victoria después de conquistar el domingo su undécimo Conde de Godó. / Alejandro Garcia / efe

Cada duelo en el Barcelona Open BancSabadell-Trofeo Conde de Godó es para el número uno del mundo casi como un entrenamiento. Rafael Nadal, el rey de la tierra batida, ha estado en pista una hora y 32 minutos de media por partido en los 11 torneos que ha ganado en la sede de su club de la Ciudad Condal.

Juan Carlos Ferrero ha sido el rival que más tiempo ha aguantado el tipo ante Nadal (dos horas y 56 minutos en la primera final que disputó el balear y que ganó por 6-1, 7-6 y 6-3). David Ferrer el que más ha resistido desde que la última ronda se juega al mejor de tres (dos horas y 40 minutos en la de 2012, que cedió por 7-6 y 7-5).

En el otro extremo de la estadística se encuentra el joven Stefano Tsitsipas, que el pasado domingo se convirtió en el jugador más rápido en claudicar ante Nadal en una final del Godó. Una hora y 17 minutos resistió el heleno. Pero los hubo menos resistentes: en 2005, Nadal envió a la ducha a Gilles Muller tras fulminarlo en 53 minutos (6-0 y 6-2) en los dieciseisavos de final.

En cada Godó que ha ganado, el número uno del mundo ha estado en la pista que ahora lleva su nombre, una media de siete horas y 32 minutos, justo el tiempo que empleó en levantar su último título en Barcelona. Sólo el finlandés Jarkko Nieminen, en los cuartos de 2006, y David Ferrer, en la final de 2008, lograron robarle un set a Nadal en las ediciones que acabó ganando.

Únicamente Álex Corretja en 2003 -año del debut de Nadal-, Nicolás Almagro en 2014 y Fabio Fognini en 2015 han sido los únicos jugadores que han sido capaces de derrotar a Nadal en Barcelona, donde se mueve y se siente como Pedro por su casa. su medio natural es la arcilla, en cuya temporada se encuentra el circuito profesional. El próximo reto del balear será añadir a su palmarés en Roland Garros el también undécimo entorchado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios