Sin refuerzos, hay sufrimiento

  • El ejidense padece de lo lindo y evidencia que si no hay fichajes, la plantilla es muy corta para aguantar toda la segunda vuelta

  • Ganas no le faltaron, pero Morente le superó en las disputas

Sin refuerzos, hay sufrimiento Sin refuerzos, hay sufrimiento

Sin refuerzos, hay sufrimiento

El filial está para usarlo, para aportar jugadores cuando el primer equipo lo necesite. Ahora, sobreexplotar su capacidad por la falta de actitud del club en el tema de fichajes, es lanzarse al vacío y confiar en que una tela de araña va a frenar la caída. Lucas Alcaraz está sacando petróleo de un secarral, de un terreno agrietado y donde los árboles se resisten a crecer. Pero los pozos se secan y sin suministro, llegan los problemas.

A Navas le tocó debutar en un momento muy complicado del campeonato. Las bajas han desfigurado a un equipo que no está compitiendo en igualdad de condiciones que sus rivales. Basta con ver que el Nástic, que llegaba también con nueve ausencias, hizo debutar a dos de sus tres fichajes y puso en liza a catorce jugadores más expertos que los que tuvo que alinear Alcaraz. Y el fin de semana habrá que visitar el Carlos Tartiere con la enfermería igual de llena.

Mientras al club no le dé la gana aflojar la chequera, a sanos y canteranos les tocará sufrir como ayer. Y a la afición, por supuesto. El ejidense Navas escenificó que el filial va a ayudar, pero no puede ponerse tampoco en sus manos. En su primer partido, al lateral le tocó bailar con uno de los hombres del partido. No porque Morente hiciera un partidazo, sino porque el Nástic se volcó por su banda oliendo la sangre y porque un melón que salió de sus botas, se lo metió en propia puerta Joaquín cuando el Almería vivía cómodamente atrás con ventaja en el marcador.

El examen se le atragantó en ciertos momentos de la primera parte al lateral, superado por los buenos dos para uno que le hacían entre Morente y Jiménez. Pero tampoco se le puede pedir a un chaval que disputa sus primeros minutos ligueros, que sea el soporte del primer equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios