El OEA cree que el crecimiento de la economía andaluza ya ha tocado techo

  • El Observatorio Económico ve desaceleración pero sin alarmas, ya que el impulso seguirá siendo fuerte

  • Estima que el PIB se elevó un 0,8% entre abril y junio, frente al 0,9% que calcula la Junta

El ritmo de crecimiento de la economía andaluza tocó techo en el segundo trimestre. Esa es una de las conclusiones del informe Economía andaluza. Segundo trimestre de 2017, realizado por el Observatorio Económico de Andalucía (OEA) en colaboración con la Universidad Pablo de Olavide.

Según este estudio, el alza del Producto Interior Bruto (PIB) entre abril y junio fue del 0,8% respecto al primer trimestre; en términos interanuales, es decir, respecto al segundo trimestre del año anterior, el incremento fue del 2,9%, dos décimas inferior a la tasa nacional (3,1%). El OEA señala que los datos a tiempo real que maneja para el tercer trimestre indican "una muy pequeña reducción" de la fortaleza de la mayoría de los indicadores, pero tan leve que incluso augura que entre julio y septiembre se mantendrá el 0,8% de crecimiento trimestral. Para los siguientes, probablemente no. "El impulso se va debilitando -señala Manuel Alejandro Hidalgo , profesor de la Universidad Pablo de Olavide y autor del informe-, lo que no sabemos es si es un cambio de tendencia o un evento pasajero; en cualquier caso, todo indica que se va a registrar un crecimiento más moderado, del 0,7%, 0,6% o 0,5% en los siguientes trimestres".

El OEA afirma que la región crece menos que España, a diferencia de la Junta

Pese a esta leve desaceleración -que el OEA atribuye al fin de vientos favorables como la financiación barata y bajo el precio del petróleo, la menor fuerza del sector exterior o a la capacidad adquisitiva limitada por salarios estancados- no significa que el crecimiento pierda solidez. Sigue fuerte, "en niveles más elevados de lo que se preveía hace tres años", y con elementos en franca recuperación, como la construcción residencial y la inversión pública, que resucita tras un terrible 2016.

Eso sí, el OEA estima que Andalucía se comporta de manera similar a España, pero con algo menos de pujanza. De hecho, prevé un crecimiento del 2,9% en el conjunto de 2017, una décima superior al 2,8% de 2016 aunque tres décimas inferior a la previsión para España, que se sitúa en el 3,2%. Francisco Ferraro, presidente del Observatorio, atribuye ese menor ritmo a la propia estructura de la economía regional, con un mayor predominio de sectores con menos valor añadido, como el turismo, la agricultua o la construcción. Eso hará, además, que "una vez más" la renta per capita se aleje de la media nacional, al ser Andalucía una comunidad con un volumen de población bastante alto.

Ese matiz pesimista del OEA no parece ir en consonancia con los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), publicados ayer. Este organismo, dependiente de la Consejería de Economía, anunció ayer su estimación y ésta refleja un crecimiento del 0,9% en el segundo trimestre respecto al primero -una décima más que el OEA- y del 3,1% respecto al año anterior. La diferencia entre los dos organismos es apenas de dos décimas, pero el IECA iguala el crecimiento andaluz y el del conjunto de España.

En realidad, es una cuestión de mediciones e interpretaciones. La fotografía es muy similar en ambos casos -consumo vigoroso, inversión pública y privada en alza, buen comportamiento de la industria...- pero difieren en un matiz: el sector exterior. Mientras el OEA estima que ya no aportó en el segundo trimestre al crecimiento de la economía, el IECA calcula que sí. Los dos recalcan que las exportaciones siguen fuertes y al alza, pero mientras el OEA refleja que las importaciones crecieron más, y por tanto lastraron el balance exterior, el organismo estadístico andaluz estima que lo hicieron menos.

El optimismo de la Junta es tal que, además de situar el crecimiento del empleo a un ritmo interanual del 4,2% en el segundo trimestre, afirma que la economía regional avanza "con un diferencial favorable respecto a su entorno, que le permite avanzar en el proceso de convergencia retomado tras los años de crisis", dice en un comunicado.

El OEA, por otro lado, completa su estudio de coyuntura con aparte sobre la inversión en intangibles en la última década. Concluye, a partir de datos del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) y de la Fundación COTEC, que el peso andaluz en inversión en capital humano, tecnologías de la información o software, por poner tres ejemplos, es menor que el le corresponde en la economía española por su PIB.

Francisco Ferraro también se refirió al problema catalán. Anunció un comunicado oficial del Observatorio en breve como toma de postura, y, al ser preguntado si una futura independencia perjudicaría a Andalucía, fue claro: "A Andalucía y a España entera. El país pasaría del 13 con mayor riqueza al treinta y tantos. Cataluña es el 19 y pico por ciento del PIB español y allí hay una gran concentración de capital humano, y Universidades y sectores punteros".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios