"La falta de créditos ha frenado la fusión de empresas en la región"

  • Convencida de que la crisis generará numerosas operaciones corporativas en el mapa andaluz, asegura que el proceso se está retrasando por las restricciones financieras

Desde la perspectiva que le da el cargo que ocupa, Beatriz Cuevas considera que las empresas andaluzas tienen suficiente margen como para hacer frente a la crisis con relativa holgura. No obstante, advierte que la creciente dificultad para acceder a financiación está paralizando numerosos proyectos.

-¿Están preparadas las firmas de la región para capear la complicada coyuntura actual?

-Sí. En comparación con crisis anteriores, su preparación es mucho mejor. Se han internacionalizado bastante y también han diversificado su actividad, lo que las hace más fuertes. En cualquier caso, la restricción del crédito está ahogando algunos proyectos y paralizando la economía más de lo deseable. A ver si las inyecciones de liquidez permiten que el sector financiero se normalice.

-¿Qué sectores de la economía andaluza diría que están más expuestos a la crisis? Por el contrario, ¿cuáles la llevan mejor?

-La construcción, el inmobiliario y sus industrias auxiliares están paralizados. Pero, en general, todos los sectores de gran consumo, incluido el agroalimentario, como consecuencia de la caída de la demanda de las familias. El que menos está sufriendo la coyuntura es, quizás, el tecnológico. El problema que tiene España, y en particular Andalucía, es el alto nivel de endeudamiento de las familias, las empresas y las administraciones; de ahí que tengan menor flexibilidad para salir de la crisis. Tenemos que incrementar la capacidad de ahorro.

-¿Qué estrategia piensa que deberían seguir las empresas?

-Pues, gestionar de forma eficiente sus recursos, monitorizando, si se me permite la expresión, su tesorería y liquidez. Dedicar los recursos a las ramas de actividad más rentables; hacer un análisis exhaustivo de los costes que son prescindibles; buscar nuevos mercados para posicionarse en países menos afectados por la crisis, o apostar por la diferenciación en los productos pueden ser buenas prácticas para los tiempos que corren.

-¿Y las deducciones fiscales por parte de la Administración?

-Yo no soy experta en el área fiscal, pero cualquier medida que reactive la economía es positiva, sobre todo las que hacen que se reduzcan las diferencias con los países del entorno, incentiven la productividad y ayuden a captar inversiones o evitar deslocalizaciones.

-¿Cree que, por el tamaño de sus empresas y por el peso de determinados sectores en su economía, Andalucía lo pasará peor que otras comunidades autónomas?

-La economía andaluza tiene una dependencia muy elevada de la construcción y el turismo. En los últimos tiempos, las empresas de la región han crecido en tamaño, se han internacionalizado y están mejor preparadas, pero esa dependencia que antes apuntaba hace que se note mucho cualquier caída de esos sectores. Es bastante notable, además, la dependencia de la Administración, por lo que también influirá la cantidad de licitaciones que ésta acometa.

-¿Propiciará esta crisis un proceso de fusiones corporativas?

-Sin duda. En épocas de crisis, una de las principales salidas por las que optan las empresas de menor capacidad son las operaciones de venta o las integraciones. Siempre se produce un proceso de concentraciones, y sólo las firmas más fuertes sobreviven. Creo que ese proceso no se ha dinamizado por lo difícil que resulta acceder a créditos; en Andalucía hay muchas operaciones corporativas que se han paralizado por ese mismo motivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios