Un ex consejero catalán inculpa a un alto cargo muerto en un caso por fraude

  • Ignasi Farreras declara que desconocía el desvío de fondos desde la Consejería de Trabajo

El ex consejero catalán de Trabajo Ignasi Farreras (UDC) aseguró ayer que el responsable de encargar los informes y comprobar la autenticidad de los ocho estudios fraudulentos por los que se le juzga en el caso Treball era el ex alto cargo de la Consejería de Trabajo Juan Martín Toribio (UDC), que ya falleció, y que también fue imputado por desvío de fondos en el caso Pallerols.

Sin embargo, "cualquiera de los componentes del comité de dirección podía proponer un informe", reconoció Farreras durante el primer día de juicio por el presunto desvío de fondos públicos de dicha Consejería mediante la adjudicación de estudios falsos.

Farreras se enfrenta a una petición del fiscal de cinco años y medio de prisión y una multa de 103.500 euros por prevaricación, falsedad y malversación.

Si bien el ex consejero catalán dijo que entonces no tenían "el más mínimo indicio" de que los informes eran meras copias, aseguró que "por ética" nunca se hubiera confabulado con nadie para desviar fondos mediante estudios falsos. "¿Tan poco inteligentes se nos supone al señor Servitje (también procesado) y a mí como para no hacer desaparecer los informes sabiendo que son falsos?", se preguntó durante su declaración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios