Fervor y devoción para alabar a la Virgen en la Solemne Procesión

  • La Plaza Circular acogió uno de los momentos más emotivos al dirigirse la imagen de la Virgen hacia el mar y cantar su himno

La emoción, el fervor y la devoción fueron los principales protagonistas de la Procesión de alabanza a la Santísima Virgen del Mar, que reunió a miles de almerienses ayer. No eran ni las 19:15 horas de la tarde cuando la plaza de la Patrona de Almería estaba ya abarrotada por multitud de fieles, de todos los sexos y edades, que esperaban impacientes el momento en que la Cruz Guía y las diferentes corporaciones hicieran su salida del Santuario.

Pero no fue hasta las 19:45 horas, momento en el que suena el Himno de España y la Imagen de la Patrona sale de su Santuario, cuando la mayoría de los que allí estaban se emocionaron irremediablemente. La Virgen del Mar, la Patrona de su ciudad, salía envuelta en una nube de incienso y pétalos de rosa.

A pesar de las altas temperaturas, que los devotos combatían con abanicos, y de que este año había menos gente que en ediciones anteriores, los vecinos de la ciudad se pusieron sus mejores galas para acompañar a la Virgen durante las horas que duró el recorrido. Numerosos puestos ambulantes de velas, agua, flores, pipas y hasta globos acompañaron a la Patrona durante el recorrido, que algún fiel hizo descalzo a modo de promesa a la Santísima.

Otro de los momentos más esperados y aplaudidos por la legión de seguidores de la Patrona fue aquel en el que la Imagen de la Virgen del Mar, como viene siendo tradición, se dirigió al mar y, tras una breve alocución del Señor Obispo de Almería, Adolfo González Montes, se cantó el Himno de la Santísima.

Tampoco pudieron contener las lágrimas los seguidores de la Virgen en el momento en que el trono de su Patrona iba a ser devuelto a su Santuario, al igual que les emocionó la Salve Popular y la bendición que el Señor Obispo impartió.

"Es muy emocionante ver cada año la Procesión de alabanza a nuestra Virgen del Mar. Ver cómo ponen a la Patrona de cara al mar y le cantan el tradicional Salve es realmente emocionante. A mi me cuesta mucho contener las lágrimas sólo de pensarlo", comentó Antonia Romera, una de las muchas vecinas que cada año acuden a la Procesión.

Con este, se puso fin a los cultos celebrados para honrar a la Virgen. Hoy lunes, los fieles que así lo deseen tendrán la oportunidad de despedirse de la Virgen, hasta el próximo año, visitándola en su Santuario, donde el trono con la Imagen de la Patrona permanecerá hasta que finalice la Eucaristía de las 20:30 horas, momento en el que se repartirán las flores que lució en su procesión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios