La serpentina, color de feria

  • Carrozas, pasacalles y grupos de baile participaron ayer en el desfile inaugural de las fiestas · Durante todo el recorrido, que inició en la Avenida Pablo Iglesias, hubo una gran asistencia de público

Como cada año, la cabalgata anunciadora ha dado el pistoletazo de salida a la festividad celebrada en Honor a la Virgen del Mar. Ayer por la tarde, tras la lectura oficial del pregón, el bullicio de los cohetes daba paso a un espectáculo de carrozas, baile y actuaciones que, sin duda, no dejaban indiferente a nadie. Estaban todos. Desde las autoridades y los representantes de distintos signos políticos a vecinos de la capital, grandes y pequeños, turistas y residentes con orígenes diversos.

Faltaban pocos minutos para las 20.30 horas cuando inició el recorrido que, como viene siendo habitual, comenzaba a escasos metros de Puerta de Purchena.

La performance que encabezó el espectáculo era de lo más futurista. Un grupo de zancudos vestidos con trajes de corte galáctico abrían el paso a una embarcación de líneas sencillas, todo ello ataviado con el blanco más impoluto.

Tras el pasacalles, que llevaba por nombre 'El viaje de los Aquasueños', se sucedían, una a una, la decena de carrozas preparadas para la ocasión, y daba paso el 'color' vibrante de las serpentinas y el confeti.

Los motivos que más se repitieron fueron los dibujos animados inspirados en la factoría Disney. Pinocho, Goofy, los 101 Dálmatas o el tío Gilito hicieron las delicias de los más pequeños.

También fueron recurrentes algunos de los símbolos más característicos de la feria y del folclore andaluz. Y es que, como es lógico, no podían faltar los abanicos, las castañuelas o las guitarras, amén de los imprescindibles farolillos y las jóvenes ataviadas con los trajes tradicionales de flamenca.

La nota musical corrió a cargo de la Banda de Música de San Indalecio y la Banda Municipal de Almería. Y, por otro lado, los grupos de baile incluidos en el Festival Internacional de Folclore añadieron ritmo y movimiento a la cabalgata.

El punto y final llegó con el pasacalles 'Duendes y estrellas', que proponía una estética similar a la de la cabecera del desfile. Bicicletas, cuerdas y globos gigantes contribuían a la recreación de un universo plagado de planetas y coronado con la estrella solar.

La cabalgata recorrió algunas de las calles más céntricas de la capital: la Avenida Pablo Iglesias, Puerta de Purchena, el Paseo de Almería, Reina Regente y la Avenida Cabo de Gata, hasta concluir en el Recinto Ferial.

La asistencia de público fue importante. Todos querían asistir al inicio de uno de los eventos capitalinos más esperados, el primer día de feria.

Durante siete días, propios y extraños podrán disfrutar de unas festividades que, sin duda, serán difíciles de recordar. Y es que, con toda probabilidad, ésta será la última edición de feria celebrada en el Recinto de la Avenida del Mediterráneo.

Si todo procede según lo planeado por el Ayuntamiento, a partir de 2010 la ubicación estable de la feria nocturna se localizará en la Vega. Además, se estudia seriamente la posibilidad de trasladar también las celebraciones diurnas a dicho emplazamiento.

Este tema se abordará en los próximos meses. Ahora toca disfrutar del presente. Por delante queda toda una semana de eventos: la tradicional Batalla de Flores, las actividades en barrios, el Concurso Gastronómico, el Festival de Flamenco o el XXVI Festival Internacional de Folclore 'Ciudad de Almería 2009'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios