Amarga Navidad

  • Feliz natal

Selton Mello es un famoso y prestigioso actor del teatro y el cine brasileños, productor de algunas películas, con el propósito en este primer trabajo en el largometraje de emprender un cine de alcance comercial, acorde con el éxito de sus actuaciones en los escenarios y ante las cámaras Se ha empeñado en el reto de dirigir una película que consiga poner en marcha su proyecto cinematográfico. El resultado es 'Feliz Natal' que es otra de las apuesta en la Sección Oficial de este Festival de Cine Iberoamericano de Huelva.

La acción de este drama familiar nos lleva al destartalado lugar donde trabaja el protagonista, Caio, un hombre de cuarenta años, que dirige su propio depósito de chatarra en el campo. En fechas próximas a la Navidad decide desplazarse a la capital, Se despide de su compañera y emprende viaje para encontrarse con sus familiares y amigos, a quienes no ha visto desde hace mucho tiempo. El encuentro no es precisamente dichoso. Su padre le rechaza y su madre vive en un mundo alucinado por el alcohol y los psicotrópicos. El matrimonio de su hermana ha fracasado y todo va a provocar en Caio el propio reencuentro consigo mismo.

El realizador Selton Mello, consciente de las complicaciones de una puesta en escena comprometida, ha cuidado ese trámite con una esmerada técnica narrativa. Sobre todo en la focalización de se mundo interior, familiar, doméstico, un microcosmos que intensifica sus caracteres más personales, las aristas de lo comportamientos y las actitudes, la verificación de un conflicto enquistado en el tiempo y que va a dar la medida exacta del drama.

No obstante el guión adolece de una cierta indecisión a la hora de definir con claridad los motivos de esa crisis familiar. Hay una cierta referencia a un acontecimiento trascendental en la vida de los protagonistas que cambió las conductas, pero no todo se aclara y aparece como confuso e indeterminado. Los diálogos, que en ocasiones resultan banales, parecen obedecer a un propósito del realizador para sembrar la duda o la sospecha en el espectador.

Es notable la labor fotográfica que propicia el hallazgo de ángulos precisos, originales y oportunos. Quizás hubiera sido necesario perfilar mejor el carácter de algunos de los personajes que parecen un tanto descolocados y desvaídos. No obstante es posible confiar en el futuro de Selton Mello como realizador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios