Cuéllar proyecta una filial en Arabia Saudí

El próximo año celebrará su 60 aniversario y esta experiencia sumada a la innovación y visión internacional le han valido para crecer ejercicio tras ejercicio. Cuéllar Arquitectura del Mármol incrementaba su facturación el pasado curso un 40% respecto al 2015 y, en esto, el mercado exterior tiene mucho que decir, puesto que la exportación tiene un peso de en torno al 70% en las ventas de la compañía frente al 30% de facturación nacional, siendo los principales destinos en los que la empresa comercializa sus productos América del Norte, África, Europa y Golfo Pérsico.

Entre los proyectos corporativos que la firma tiene en marcha se encuentran la instalación de una nueva filial en Arabia Saudí, la ampliación y reacondicionamiento de las instalaciones de Cuellar Stone España, así como el proyecto de ampliación de la central de desarrollo Cuellar USA en Miami.

Son varias y diversas las obras terminadas entre 2016 y 2017 en las que Cuéllar ha tenido que ver; entre ellas la escultura de la 'Mujer del Almanzora' cuyo artífice es Antonio López y que ha dispuesto de Blanco Macael manufacturado en esta casa. También el Hotel Washington Irving en Granada ha contado con granitos y mármoles de esta casa tales como: Antique brown, Alabastro Sotenal y Groga, Hot Beige, Avorio, Botticcino y Marron de Castril.

Alrededor de 5.000 metros cuadrados de piedra natural producida en la fábrica de Cuéllar han servido para una casa privada en África que, concretamente, ha contado con materiales: Negro Marquina, Volakas, Blanco Portoro, Calacatta, Onyx, Marron Emperador, Perlado y Capraia.

La compañía ha participado, asimismo, en una vivienda particular en Kenia, también en África, con caliza Real Beige y Travertino Clásico. Ésta, cuyo arquitecto es Iñigo Torrens, se ha hecho con el Premio Internacional África 2017 que se entregará esta noche. La arquitectura del edificio está inspirada en el estilo chàteau, basado en la arquitectura renacentista francesa, de las casas de campo monumentales francesas. No obstante, se mezcla tanto en exteriores como interiores con el estilo colonial tan característico de la zona, mostrando claramente las influencias culturales en el país. Su fachada se caracteriza por la gran concentración de ventanales y puertas acristaladas, enmarcadas por sobrios recercados. El interior de la casa se abre al exterior a través de un patio en el que destaca la fuente octogonal en caliza Real Beige. El suelo se encuentra pavimentado con solería de Travertino Clásico en formato Romano de grandes dimensiones y parcialmente ajardinado. Por su parte, en el interior cabe destacar la solería de caliza y la galería de arcos con bóvedas, conformando el espacio de excelencia de la casa. El concepto de este espacio ha sido la combinación de piedra natural con madera de teka y estuco en suelo, paredes y techos donde la iluminación enfatiza aún más la calidez del mismo. La galería está compuesta por una secuencia de ocho bóvedas de pañuelo con nervios de piedra en sus crucetas separadas entre sí por una arquería formada de arcos y pilastras de orden clásico toscano que le dan la rotundidad y sobriedad a dicho espacio. En el suelo se combina en su justa medida la piedra con la madera, consiguiéndose con todos estos elementos un toque noble y de calidad en esta parte de la casa.

Para este proyecto, Cuéllar ha producido Solería en Travertino Clásico, Solería en Caliza, Fuente en Caliza Real Beige, Lavabos en Travertino Navona y Carrara, bóvedas en Caliza real Beige, Arquería en Caliza Real Beige. Cuéllar ha estado involucrada en las operaciones de fabricación, suministro de materiales y colocación de dichas obras, interviniendo en el trabajo presupuestario, detalles, diseño, producción de piezas en piedra natural e instalación. Para eso ha contado con la experiencia de su equipo que ha colaborado para que el resultado fuera sublime.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios