El Gobierno tailandés rechaza convocar elecciones pese a la presión del Ejército

  • La oposición cierra el aeropuerto de Bangkok para evitar el regreso del primer ministro

La crisis política de Tailandia empeoró ayer con la petición del jefe del Ejército, el general Anupong Paochinda, de celebrar elecciones anticipadas tras la toma, por parte de la oposición, del aeropuerto internacional de Bangkok, que quedó paralizado.

Sin embargo, el primer ministro, Somchai Wongsawat, rechazó la posibilidad de disolver el Parlamento y argumentó que fue elegido en las urnas.

Somchai aseguró en un discurso que "el Gobierno ha surgido de una elección legítima". El mandatario tuvo que volar desde Perú, donde participó en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), a Chiang Mai, ciudad del norte de Tailandia, en vista de que la oposición cerró el aeropuerto de Bangkok para impedir su vuelta.

Anupong instó al Gobierno a disolver el Parlamento y convocar nuevos comicios tras reunirse con líderes militares, altos funcionarios y empresarios. "Es la mejor vía para resolver el problema político con medios democráticos", sostuvo el jefe castrense tailandés, quien descartó un golpe militar para poner fin al conflicto.

El general hizo su petición después de que el movimiento antigubernamental Alianza Popular para la Democracia (PAD) se hiciera con el control del aeropuerto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios