Medvédev y Chávez sellan una reforzada cooperación bilateral

  • El presidente de Rusia concluye su estancia en Caracas con una visita a la flota rusa que realizará maniobras conjuntas con la Armada venezolana

Los presidentes de Rusia, Dimitri Medvédev, y de Venezuela, Hugo Chávez, visitaron hoy la flota rusa que realizará maniobras conjuntas con la Armada venezolana tras sellar en Caracas una renovada cooperación bilateral. Al concluir su estancia oficial de dos días en Venezuela, Medvédev partió hacia Cuba, última escala de una gira latinoamericana que comenzó en Perú y siguió en Brasil.

En el puerto venezolano de La Guaira, a unos 30 kilómetros de Caracas, Medvédev y su anfitrión venezolano visitaron el destructor Almirante Chabanenko, parte de la flota rusa que atracó el martes para los ejercicios militares conjuntos previstos para el 1 de diciembre. La flota rusa, integrada también por el crucero de propulsión nuclear Pedro el Grande, que tuvo que fondear fuera del puerto por sus medidas, participará en unas maniobras que no deben generar preocupación a la comunidad internacional, subrayaron los dos presidentes.

A bordo del buque, ambos gobernantes firmaron un "precontrato de compra" de dos aviones comerciales rusos con capacidad para unas 260 personas para Conviasa, la aerolínea bandera de Venezuela creada por el Gobierno de Chávez en 2006, al parecer negociado a última hora. Desde la cubierta del destructor, Chávez bromeó, saludando a la prensa: "Nos vamos para Cuba".

El miércoles, en la primera jornada de la visita de Medvédev a Caracas, los dos dirigentes suscribieron otros siete acuerdos, entre ellos uno para la explotación y refinado conjunto del petróleo venezolano y otro de cooperación nuclear con fines pacíficos. Este último pretende promover "proyectos bilaterales" en el campo nuclear, "especialmente aquellos que satisfagan las necesidades internas energéticas y contribuyan a la diversificación de las fuentes de energía", establece el documento.

En todo ello, según Chávez, no hay "ninguna provocación a nadie", aunque en el caso de las maniobras navales dijo que constituían "un mensaje de independencia", en aparente alusión a Estados Unidos, que ha anunciado que "vigilará de cerca" estos ejercicios que comenzarán en alta mar en el Caribe el lunes próximo.

Chávez y Medvédev anunciaron, además, que en diciembre nacerá un banco binacional ruso-venezolano, cuyo capital inicial será definido próximamente y que se esperaban que fuera formalizado en esta visita. El presidente venezolano subrayó el carácter "estratégico" y de beneficio mutuo de la relación con Rusia, país que visitó este año en dos ocasiones y al que en los últimos tres años compró material militar por valor de unos 3.000 millones de dólares.

Chávez volverá a Moscú el próximo año, al aceptar una nueva invitación que le cursó Medvédev, para desarrollar aún más una relación que tiene "grandes perspectivas" para el futuro, según coincidieron ambos. Esa relación no es sólo bilateral, añadieron, al reiterar que compartían "deseos mutuos" a favor de un mundo multipolar.

Precisamente, esta primera visita oficial de un jefe de Estado ruso a Venezuela comenzó el miércoles inmediatamente después de que Chávez clausurara en Caracas una cumbre extraordinaria de gobernantes de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA). En la cumbre del ALBA, instancia creada a propuesta de Chávez en contraposición al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) impulsado por Estados Unidos, participaron sus homólogos de Bolivia, Evo Morales; Honduras, Manuel Zelaya; y Nicaragua, Daniel Ortega, y el de Ecuador, Rafael Correa, como observador.

Asimismo, el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, y el vicepresidente del Consejo de ministros de Cuba, Ricardo Cabrisas, asistieron a la cita, en la que los dirigentes se comprometieron a avanzar hacia una zona monetaria común en respuesta "desde el Sur" a la crisis económica y financiera mundial. Varios de los gobernantes se quedaron en Caracas para asistir a una cena privada con Medvédev, al que Chávez lanzó la invitación para que su país se adhiera al ALBA como observador, al igual que lo harán próximamente países como Irán y China, según dijo.

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, "ha solicitado ser miembro observador" del ALBA, y China también han mostrado interés, destacó el gobernante venezolano, en tanto que el ruso dijo seguir "con interés y simpatía" el asunto y se mostró "dispuesto a analizar y a pensar" una eventual participación de Rusia en dicha agrupación. qu"Nuestra participación en esta asociación podría ser en calidad de miembro asociados o de alguna otra manera. El desarrollo de esta colaboración tiene muchas perspectivas", agregó el dirigente ruso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios