Miles de personas disfrutan del mercado medieval de Roquetas

  • Está instalado junto al Castillo de Santa Ana hasta mañana domingo y reúne a unos 300 artesanos de toda España

Miles de personas pasarán este largo fin de semana festivo por el mercado medieval que hay instalado en el entorno del Castillo de Santa Ana en Roquetas. Este mercado abrió sus puertas el pasado jueves donde fueron muchos los roqueteros y otros visitantes que pasan sus vacaciones en estas fechas en la localidad los que se dejaron ver por este mercado medieval que reúne a más de 300 artesanos de toda España.

Actores, músicos, trovadores, juglares, magos de la Edad Media invaden durante todas las tardes desde las 18 horas hasta pasadas la medianoche la zona del Castillo de Santa Ana para distraer con sus farsas a todo el que ande por allí. Hay que resaltar de este mercado medieval que se encuentra repartido entre la zona del Castillo y el Faro de Roquetas. Que año tras año se van incorporando nuevos puestos y se va haciendo cada vez más grande.

En esta edición se ha querido hacer un mercado medieval más internacional con la participación de unos saltimbanquis portugueses que animan con sus acciones el mercado ante el asombro del público. También este año se ha montado una escuela de caballería para los niños que está resultando todo un éxito.

En el mercado medieval de Roquetas se pueden encontrar distintos rincones y muchas actividades al gusto del público. Por un lado esta el zoco, un espacio compuesto por jaimas, que exponen a la venta diferentes productos como pastas, té, pinchos, dátiles y especias. Ubicado dentro del mercado y decoradas con motivos árabes, mostrando su forma de vida y costumbres. Uno de los lugares mas visitados durante estos días, ya que ofrecen unos dulces árabes riquísimos.

Luego están los artesanos, donde se cuenta con la colaboración de más de 300 artesanos de toda España y algunos países europeos, que exponen los más variados productos a la venta. En su viaje al medioevo podrá apreciar los perfumes de la época, los juguetes más tradicionales de madera, artículos de cuero, vidrio y cerámica; podrá degustar embutidos, quesos, hierbas y por supuesto refrescantes bebidas en una taberna medieval.

La gastronomía está presente en el mercado medieval. El producto estrella en esta edición es el puesto especializado en butifarra catalana que este año ha incorporado la morcilla con cebolla frita. La butifarra viene haciendo año tras año las delicias del público.

En este mercado medieval es fundamental el papel del horno de pan. El panadero enseña cada tarde noche con su horno de leña, el proceso mas antiguo y manual de elaborar el pan, que si bien es conocido por los hombres desde el Neolítico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios