Tribuna

Antonio García Rodríguez

Consternación por la muerte del joven cantaor Fermín

La muerte llegó muy temprano para arrebatar la vida de un joven de 15 años, Fermín Fernández.

El desconsuelo es tan grande que no se puede explicar. Fermín representaba los valores del ahínco y la afición por aprender el Cante Jondo. Era noble, estudioso y el flamenco le brotaba por los cuatro costados, tenía la pasión por éste arte que lo vivía de una forma especial y era un gran intérprete. Era asombroso escucharle cantar con esa ortodoxia digna de viejos maestros, todos los palos del flamenco,. ¡Cómo se templaba por Soleá!.

Como transmitía por Seguiriyas, con ese timbre de voz dulce pero "jonda". Fermín cautivaba, al público que percibía su sentimiento flamenco y se emocionaba con sus cantes, era increíble.

Los que tuvimos la oportunidad de escucharle en la Peña Flamenca el Morato en un mano a mano con otro joven cantaor Bebe y con la guitarra de Antonio De Quero, comprobamos las sensaciones que nos transmitió y el público se preguntaba como un niño tan joven podía cantar con tanto sentimiento y con ese sabor a cante añejo.

Este era Fermín. Nacido en el seno de una familia muy flamenca del Barrio de la Chanca, un tío suyo es un artista consolidado como es El Niño de la Chata. El siempre escuchaba a los cantaores "viejos" como Caracol, Chocolate, Mairena, Pepe Pinto, La Niña de los Peines, etc y sabia decirlo como nadie.

Llegó al Hospital de Torrecárdenas con un dolorcito, hubo que intervenirlo y no superó esta prueba. Recientemente había obtenido el segundo premio de cantes por tarantos que organizó la Fundación dd Arte Flamenco "Cristina Heeren". Fermín ya está en el Tablao de La Gloria compartiendo escenario con todos los grandes del Cante que también se fueron.

Estos versos de Miguel Hernández describen el estado en que ha dejado a la afición: Temprano levantó la muerte el vuelo, /temprano madrugó la madrugada, /temprano estás rodando por el suelo. Un manotazo duro, un golpe helado, /un hachazo invisible y homicida, /un empujón brutal te ha derribado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios