Desde mi atalaya

"Coté"

Aunque era sabido, se hace imposible el que se asuma que la vida es, a veces, altamente injusta. Y con Coté Cuesta lo ha sido porque ayer la vida se le escapó del cuerpo. Una vida arañada por esa enfermedad cabrona que escarba la salud poco a poco de una manera inmisericorde. Dan ganas de gritar en el vacío para desahogar la impotencia que produce el no poder hacer nada. Dan ganas de golpear sin fin para reivindicar la injusticia del quebranto de la salud sin buscarlo y sin motivo alguno. La vida no es creíble ciertos días. Y ayer fue uno de ellos, de los que se desea en su transcurrir que no hubiese amanecido.

Preguntándole a Juan José Rueda por Manolo Cuesta en la cena del Foro, me decía: "Manolo está mal. Su hija Coté está muy mal". No hacía falta insistir más. Todo estaba dicho. Y en la mañana aconteció lo temido. Con el alma rota de todos lo que queremos a la familia Cuesta, y aquí no vale decir muchos porque afirmo que somos todos, la imagen entera de unos padres que luchan en la contra natura de perder por partida doble a sus hijos. Admirable la entereza de ánimo a las lágrimas derramadas por los demás. "Benja, hemos perdido a una gran aficionada" me decía su madre. A Coté la conocí poco. En los escasos encuentros para comentar una faena, una embestida, una tarde de toros transmitía el señorío mamado en su casa, la naturalidad exquisita de la educación sin afecciones falsas y, fundamentalmente, las ganas de vivir que comunicaba en el brillo de su mirada.

Su alma va a ser presente eterno en el burladero del callejón donde le gustaba estar. Y en la memoria, el recuerdo de un ser eminentemente bueno.

La vida ha sido tremendamente injusta contigo, con los tuyos, y con todos por tu pérdida. Lo que te ha ocurrido con tu juventud, nos asusta. Y nos hace reflexionar de la actitud en vida, de la necesidad de no dejar pasar cualquier oportunidad de hacer lo que nos pida el cuerpo, sin inhibiciones ni tapujos. No hay derecho a lo que te ha pasado. La vida te ha sido injusta. Descansa Coté.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios