La Escuadra de Mago

nICO garcía

Mercenarios

¿Quién siente la camiseta? En la UD Almería Joaquín y pare usted de contar

Ojo, no se malinterpreten las siguientes letras porque lo último que pretende el que suscribe es apuntar a los seguidores unionistas, esos que se desplazan a todos los campos de España, esos que van cada dos domingos al Mediterráneo a pesar de saber que seguramente vayan a vivir otra vez una tragicomedia propia al más puro estilo Calderón de la Barca, esos que dejan de hacer planes un sábado para poder ver al Almería por la televisión y reflexionan posteriormente qué han hecho en la vida para merecer eso. Sin embargo, hay algo que se extiende a todos los campos cuando las situaciones no son las deseadas y que es difícil de entender. "Jugadores mercenarios", se escucha, sin ir más lejos, en los instantes finales del último encuentro en el Mediterráneo. La primera definición de la Real Academia Española define el término 'mercenario' como 'dicho de un soldado o de una tropa: que por estipendio sirve en la guerra a un poder extranjero' y la segunda, 'que percibe un salario por su trabajo o una paga por sus servicios'. Según la propia Real Academia Española, la primera definición está destinada a los soldados y la segunda, a las personas en general. Es decir, los jugadores se incluirían en la segunda acepción, que no es peyorativa. Los futbolistas, como el resto de los mortales (exceptuando casos de periodistas), perciben un salario por su trabajo, por lo que lo de "jugadores mercenarios" no tiene sentido. El cántico se entona en forma de insulto para opinar que esos jugadores no sienten la camiseta, pero, ¿quién la siente de verdad? En la UD Almería, Joaquín Fernández y pare usted de contar. Y se entiende. No se pide que el futbolista sienta el escudo, sino que lo respete. Y esto se hace con compromiso, profesionalidad, trabajo... y no teniendo un mal estilo de vida o arrastrándose por el campo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios