A propósito de nuestros bancos

Ya sé bien yo que se espera de mí que hable de la carcoma que corroe los cimientos del partido que nos gobierna, de la forma en que ciertos dirigentes del PP están consiguiendo dilapidar, en un momento, todo lo bueno -sí, digo bueno- que se está consiguiendo tras los años grises de la enorme depresión. Pero corren hoy por mis venas ciertos fluidos antiinflamatorios y calmantes que me dibujan en la cara un esbozo de sonrisa socarrona, así como irresponsable, que me lleva a pensar en positivo y poner el acento en alguna buena noticia y mandar al infierno a tanto sinvergüenza. Y sin duda es una buena noticia que las fusiones seguirán saneando la estructura de nuestro sistema bancario, según pronostica la muy notable agencia de medición de riesgo Standard & Poor's, y ello va a ser posible gracias a la estabilidad política alcanzada tras la investidura de gobierno, así como las buenas perspectivas de crecimiento del sector financiero, con la deshonrosa excepción de nuestro querido banco Popular, que viene lastrada por su mala cabeza. Bien lo sabes tú, amigo R.S.M. En esto le ganamos a los italianos (¡bien!), y ya se sabe que mal de muchos… Fuera de bromas, ello es debido a que la reestructuración del sector ha sido buena y tempestiva, por mucho que nos pese a la a veces no tan mansa servidumbre. Y en cuanto a las obligaciones derivadas de las abusivas cláusulas suelo y otras parecidas, todo indica que también se van a poder afrontar sin mayores problemas (aquí toca recordarles a los dos o tres que me leen, que soy abogado. Dicho queda.), porque los bancos, obligados por el regulador: Banco de España, que por fin hace bien su trabajo, han venido provisionando estas responsabilidades desde hace tiempo para apechugar por sus actos, por lo que no es presumible que sus cuentas de resultados se resientan en exceso.

En cuanto al SAREB, al final no ha sido un competidor tan malo, y han sido los propios bancos los que han tirado los precios a través de las grandes ventas a esos fondos que todos, por motivos obvios, tachamos de buitres (aquí no puedo callarme que alguien debería de mirar quién forma parte de la gerencia de esos fondos y cómo han obtenido los fondos para realizar esas compras. A veces, es que no puedo remediar alguna maldad.)

Por lo tanto, saque sus ahorros de la losa. Toca colaborar con la riqueza nacional, haciendo un traspaso de fondos a un lugar más seguro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios