Supercopa de España: informe técnico

Entre los desajustes y los errores

  • El Sevilla esboza un plan para sostener y sorprender al Barça que no terminó de cuajar por falta de precisión en la salida del balón y por escasa concentración en momentos puntuales

Las imágenes del Sevilla-Barcelona de la Supercopa Las imágenes del Sevilla-Barcelona de la Supercopa

Las imágenes del Sevilla-Barcelona de la Supercopa / Antonio Pizarro

Dos errores groseros en dos momentos puntuales, la desconcentración en la falta que propició el golazo de Dembele y el pésimo lanzamiento del penalti por Ben Yedder en el minuto 91, privaron al Sevilla de haber dado forma positiva a un plan que estaba esbozado, pero que llegó a funcionar bien por fases. Al sistema de juego que quiere Pablo Machín le siguen faltando ajustes. En la fase defensiva, por ejemplo, en la primera parte hubo unos diáfanos pasillos entre los centrales laterales y los carrileros, y por ahí empezó a hacerle daño el Barcelona al Sevilla. Y en el eje también hubo un grave y pertinaz defecto, pues a Banega y a Roque Mesa les costó un mundo encontrar una adecuada salida de la pelota tras la recuperación, o bien porque había un espacio vacío por delante de ellos que nadie cubría, o bien porque ningún centrocampista tuvo la suficiente precisión para salvar la elevada presión del rival tras la pérdida de la pelota. De esa forma, el dominio del Barcelona fue casi hegemónico.

El informe técnico. El informe técnico.

El informe técnico. / Fuente: elaboración propia. Gráfico: Dpto. de Infografía.

El plan parte de ese defecto por pulir en el ajuste y la coordinación de movimientos, pero sirvió para que el Sevilla no sólo se pusiera por delante en el marcador, sino para que gozara de tres o cuatro buenas ocasiones y otras tantas llegadas que no supo culminar. Entre éstas, un disparo casi a bocajarro de Sarabia que detuvo Ter Stegen, dos tiros muy claros de Franco Vázquez y de Jesús Navas y un cabezazo al larguero, por arriba, del mediapunta argentino tras un córner. Quizá fue escaso bagaje, pero ante el Barcelona toda llegada es oro y ahí no supo rematar su plan el Sevilla, que pudo forzar la prórroga en el minuto 91, si Ben Yedder hubiese estado más atinado, más concentrado o más enérgico a la hora de tirar el penalti.

Defensa

Kjaer salvó con cortes providenciales varios de esos balones diagonales con los que, sobre todo por la banda de Jesús Navas, poco ayudado por Sarabia, pero también por la de Escudero, el Barcelona encontró los pasillos. Tras el descanso, y con la entrada de Aleix Vidal más, el Sevilla mejoró la alineación de su zaga y obturó esas vías, pero siguió con problemas por delante de los medios, en rechaces o segundas jugadas, como le pasó en la falta de Banega que dio lugar al 1-1 en la primera parte. Peor fue la falta de concentración general en una falta en la que nadie tapó a Dembele:Escudero reculó para marcar a Semedo y Banega no llegó.

Ataque

Salió poco el Sevilla porque le costó un mundo superar la agresiva presión del Barcelona. Banega y Roque Mesa echaron en falta la ayuda de un enganche o de los carrileros. Pero cuando lo hizo, pudo hacer mucho daño. Sin embargo, salvo en la buena jugada del gol, un pase desde atrás de Mercado que cayó a Muriel, bien acompañado por Sarabia, no tuvo precisión en sus llegadas tampoco. Sarabia, Jesús Navas, Franco Vázquez, Muriel y hasta Andre Silva tuvieron llegadas que no terminaron de culminar.

Virtudes

No le perdió nunca la cara a la final ni al Barcelona.

Talón de Aquiles

Muchos errores individuales. La falta de concentración en la falta que da lugar al gol de Dembele no es admisible; menos, la forma de tirar así un penalti en el 91'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios