La ley Celaá

En Ibiza ya han perseguido a algún profesor por hablar en español. ¿Hay lágrimas en sus ojos, señora ministra, mientras Terpandro toca la cítara?.

La realidad arbitraria

La pandemia se superará con el buen hacer de sanitarios e investigadores y la paciencia y responsabilidad de los ciudadanos pero cuesta pensar que después los españoles seremos menos libres que hace doscientos años.