Mitad de la vida

La infancia es el periodo de la magia, en la que todo es posible y el tiempo parece que no existe o es infinito. Pero no lo es. La conciencia de la finitud aparece de forma más clara al llegar precisamente a la mitad de la vida.