Plan para crear una gran reserva sahariana en el Parque Natural

  • La Estación Experimental de Zonas Áridas desarrollará un Plan de Viabilidad para ejecutarlo a medio-largo plazoLocalización Gustan tres terrenos en Cabo de Gata, dos de ellos en Rodalquilar. La Junta es propietaria de algunoFuturo Abandonarían La Hoya y se crearía una zona con animales en semilibertad y visitas en todo terreno

Trasladar de ubicación la Finca Experimental La Hoya es una idea que la Estación Experimental de Zonas Áridas (EZZA) tiene desde hace años. Su actual ubicación requiere de alguna modernización y la limitación de espacio supone coartar su crecimiento. Aunque los beneficios de un traslado redundarían directamente en el bienestar de ungulados (gacelas y arruís), pues la intención es ubicarlos, siempre dentro de la provincia de Almería, en una zona donde sus condiciones semiáridas se asemejen aún más a su hábitat natural, el Sáhara.

El origen de la finca fue una idea de José Antonio Valverde, que fue uno de los fundadores del Parque Nacional de Doñana. Se quiso preservar una serie de especies del norte de África que estaban en la zona del antiguo Sáhara español. Lo que se hizo fue traer unos pocos ejemplares para reproducirlos y reintroducirlas en su hábitat. En la actualidad, con más de 400 ejemplares dentro de esta reserva, también se llevan a cabo proyectos de investigación de diversa índole. Cuentan con instalaciones como un banco de recursos genéticos, una clínica, diferentes aviarios o cercados.

Pero es el momento de dar un paso adelante para continuar con las exigencias del proyecto. Es por ello que en los próximos meses comenzarán a desarrollar un Proyecto de Viabilidad para trasladar esta finca experimental a otro punto de la provincia. Ya se han mirado varias localizaciones, pero destacan tres, dos de ellas están situadas en Rodalquilar, en pleno Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Además, alguna de ellas es propiedad de la Junta de Andalucía, por lo que se podría llegar a algún acuerdo para ejecutarlo. También existen varios ministerios interesados en que el proyecto avance, caso del de Medio Ambiente, que estaría dispuesto a contribuir con una partida económica.

Y es que este traslado no resultaría barato, pero, sin duda, daría un valor añadido al cuidado de estos animales y daría a la provincia un valor añadido en su apuesta por aprovechar sus recursos naturales puesto que incluso podría convertirse en un reclamo turístico. La idea es desarrollar una zona con animales en semilibertad como los grandes cotos de caza. De esta forma, se podrían ejecutar visitas en Land Rover, no tiene nada que ver con esto.

Pero, mientras tanto, y a la espera de que este proyecto, que sin duda es complicado, la vida siguen en la Finca Experimental de La Hoya. "Esta se dedica al mantenimiento en cautividad de animales que están en peligro de extinción. Son especies de ungulados. Aparte de ser el centro de recuperación de la fauna es una finca experimental en la que se llevan una serie de investigaciones en la sede central que está en el campus de la Universidad", explica Francisco Domingo Poveda, directo de la Estación Experimental de Zonas Áridas.

Estas especies son todas vegetarianas, pero en la finca la comida es a base de pienso, alfalfa fresco y toda el agua que quieran a su disposición.

Las gacelas aparecen dividas por grupos de edad y especies porque son animales territoriales, tienen una jerarquía y separan en distintos espacios. Uno es de rebaños de un macho con varias hembras, rebaños de machos solteros y algunos otros aislados. Los más jóvenes de la misma edad se agrupan.

Todos los individuos están marcados e identificados. Les ponen unas marcas de plástico, y disponen de información de su padre, madre, cuándo nació...

La gacela de cuvier puede llegar a los 35 kilos. Está considerada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como en Peligro de Extinción. La actual población de la Finca asciende a un centenar de individuos procedentes de un macho y dos hembras traídos del Sahara Occidental en 1975 y de una hembra incorporada en 1987. Están trabajando en su reincorporación.

La gacela dorcas puede pesar en 15 y 17 kilos. La población actual a nivel global es de 220 individuos; de ellos, 110 se encuentran en La Hoya. En 2007 se inició el primer proyecto de reintroducción de esta especie en Senegal.

La gacela dama puede alcanzar entre 65-70 kilos. La población cautiva de la Finca procede de un grupo inicial constituido por dos machos y nueve hembras traídos en 1971 y 1975 del Sahara Occidental. En la actualidad la población cautiva, supera los 180 individuos, de los que 115 se encuentran en La Hoya.

Los programas de cría en cautividad, iniciados por el Doctor Valverde y con la colaboración de A. Cano y M. Mendizábal, pretenden alcanzar un tamaño de población y una variabilidad genética que asegure la viabilidad de las futuras especies y un plan de dispersión de individuos en distintos zoológico de Europa y América con el fin de evitar riesgos debidos a enfermedades y epidemias que pudieran afectar al conjunto de la población cautiva.

Estos programas se apoyan también en diferentes proyectos de investigación relacionados con la ecología, comportamiento animal, pérdida de variabilidad genética, parasitemias, fisiología de la reproducción, enfermedades infecciosas...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios