Silencio de Alfareros al paso de la Redención

  • La corporación derrochó elegancia y saber hacer en su desfile procesional

  • La Virgen del Consuelo llevó un broche con la leyenda de 'Spes Nostra'

La Hermandad del Silencio volvió a demostrar anoche su buen hacer evangelizando a todo su barrio de Alfareros, en primera instancia, y al centro de Almería poco después.

Las puertas de la iglesia de San Agustín se abrieron cuando el reloj sobrepasaba en cinto minutos las nueve de la noche para que saliese, en primera instancia, la portentosa y bella cruz de guía, distinta sin duda al resto de las que procesionan en nuestra Semana Mayor. Un cortejo de unos 150 nazarenos revestidos con túnica y antifaz blanco con escapulario y cíngulo negro precedió al paso de misterio del Santísimo Cristo de la Redención en su sagrado Descendimiento.

La cofradía no pudo pasar este año por su Casa Hermandad por su nueva ubicación

Un paso que este año estrenó la policromía de José de Arimatea y de San Juan Evangelista. También puso de estreno en la calle la restauración y el plateado de sus faroles y guardabrisas, después de más de treinta años desde que se realizasen.

El majestuoso paso de misterio fue acompañado musicalmente por la Capilla 'Sacra Redemptio' de esta Hermandad del Silencio. Una cuadrilla de 40 costaleros comandada por José Alejandro Suárez auxiliada por Antonio Jesús Gálvez y Antonio Martínez. Tras la nada fácil salida del misterio comenzó a salir el tramo de nazarenos de la Virgen para preceder la salida de María Santísima del Consuelo. Un paso portado por 30 costaleros bajo las órdenes de Manuel Vicente Barranco, Miguel Ángel Plaza y Javi Barranco. La Virgen del Consuelo estrenó un broche con la leyenda 'Spes Nostra', el mismo que el Miércoles Santo llevó la Esperanza, talla también esculpida por Lastrucci, con la leyenda 'Consolatrix Aflicctorium'. Con la marcha 'Jesús de las Penas' el paso de palio se puso en la calle.

La cofradía se adentró en la calle Noria para desembocar en las Cruces, donde este año no pasaron por su nueva Casa de Hermandad al estar esta unos metros más arriba. El desfile procesional, digno de presenciar de principio a fin, se presentó en la Plaza de la Catedral cuando pasaban unos minutos de las once de la noche. La Virgen del Consuelo llegó a este enclave con la marcha 'El Sepulcro', interpretada de forma sublime por la Asociación Músico-Cultural 'La Mezquita' de Alboloduy.

Tras bajar por Cubo y Real, la cofradía llegó hasta el Santuario de la Patrona. Después de visitar a la Virgen del Mar, el Silencio hizo su entrada en Carrera Oficial a las 00:00 horas. El largo caminar de la cuadrilla de la Redención y el siempre elegante poderoso de su palio hizo que la corporación se plantase en Avenida Pablo Iglesias a las 1:15 horas. Desde allí emprendió su recorrido de regreso hacia Echegaray y Rambla Alfareros para hacer su entrada al templo a las dos de la madrugá a los sones, el palio, de la marcha 'Soleá dame la mano'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios